TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card

Navarra. Naturaleza salvaje y usos tradicionales del bosque

UN PASEO INTERPRETATIVO POR EL AYER Y EL HOY DEL PIRINEO ORIENTAL DE NAVARRA

Hasta hace unas pocas décadas, especialmente en el medio rural, cada familia trabajaba en perfecto equilibrio y coordinación para ser autosuficientes. Las estaciones del año marcaban los ciclos de trabajo y producción, teniendo cada miembro un rol determinado. Bien en la propia casa, alrededores o en la finca, en el caso de los más afortunados o con mayor poder adquisitivo, se procuraba el poder producir la mayor cantidad de alimentos y bienes necesarios para autoabastecerse. En este sentido, los BOSQUES siempre han sido una inagotable fuente de recursos de todo tipo, tanto para los animales como para los humanos. Una adecuada gestión de estos espacios forestales era básica y fundamental para poder seguir viviendo de esos recursos y que, con el tiempo, perdurase el equilibrio. Eso que hoy se llama gestión forestal sostenible, antes era el único camino para poder sobrevivir.

Esta es una trabajada ruta, en pleno contacto con la naturaleza más virgen e inalterada del PIRINEO ORIENTAL DE NAVARRA, en donde se tiene la opción, de primera mano, de hacer un viaje histórico a los usos y tradiciones más arraigados en torno a los bosques. El escenario ya es, en sí mismo, un escaparate natural con impresionantes HAYAS, ROBLES y otras especies como el CHOPO, el SAUCE, los ARCES o el FRESNO. Todo aderezado con elementos patrimoniales y etnográficos que invitan a una interpretación y aprendizaje constante. El bosque significaba alimento y refugio para rebaños y pastores y, en ese sentido, las BORDAS son un testigo inalterable de aquellos modos de vida ligados a las transhumancia. También era vías de ingresos con duros oficios como los de CARBONERO o CALERO. Por no hablar de la EBANISTERÍA o los artesanos de la TALLA EN MADERA: antes no era un oficio, sino una necesidad. Hoy en día, los que quedan, son auténticos maestros que hay que poner en valor.

CURIOSIDADES Y ELEMENTOS A TENER EN CUENTA

A lo largo de la ruta, en pleno contacto con la naturaleza en medio de enormes hayedos, robledales con algunos fresnos, sauces, chopos, arces o matorrales como el boj, el senderista puede descubrir algunos elementos muy interesantes, ligados todos ellos a antiguos usos y oficios vinculados al bosque:

  • BORDA ARGUIÑARENA: Las bordas como esta son edificaciones normalmente construidas de una sola planta, con materiales naturales y locales (sobre todo piedra y madera) y cuyo uso tradicional estaba ligado al refugio de ganado por parte de los pastores. Esto se hacía en el período en que tenían que ordeñar y también cuando las condiciones atmosféricas, principalmente en invierno, así lo aconsejaban para salvaguardar al rebaño. Además tenían otros usos como almacén de hierba, paja o pienso en la planta de arriba. Esta borda es una de las pocas que se mantiene en pie en la zona, lo cuál aumenta su valor. Hay en marcha un proyecto de rehabilitación, impulsado por los propietarios del Ecoagroturismo Mari Cruz, situado en Villanueva del Arce, para combatir el desuso en el que cayeron este tipo de edificaciones, ligado al despoblamiento y abandono de la ganadería y actividades rurales tradicionales. Este abandono de la ganadería, especialmente de las cabras, ha provocado que el bosque haya perdido el instrumento de poda natural que significaba este tipo de cabaña ganadera. Hoy en día la maleza se extiende más de lo debido, aumentándose con ello los riesgos de incendios.
  • CARBONERAS: El oficio de carbonero era propio de los municipios y localidades navarras situadas a los pies del Pirineo, como Villanueva del Arce, en donde por los alrededores aún hoy se pueden encontrar restos de antiguas CARBONERAS, que funcionaban con leña. Tras quemarse, producía carbón vegetal para surtir cocinillas, braseros y planchas de planchar la ropa. El oficio de CARBONERO era extremadamente duro y no era estacional, ya que durante todo el año había ocupaciones que atender. Cortar árboles y trocear la madera en invierno, así como preparar el suelo y el lugar en donde se levantaría la carbonera. Luego, de abril a octubre vivían prácticamente en el bosque, sin apenas bajar a los pueblos del valle para poder atender el fuego y no perder el trabajo de meses. Una muestra del simbolismo en Navarra y Euskadi de este oficio es el hecho de que el tradicional Olentzero, un personaje navarro de la tradición navideña vasca, que lleva regalos el día de Navidad, representa a un carbonero que vive aislado de la sociedad, dedicado a hacer carbón vegetal en los bosques.
  • CALERAS: Durante la ruta, en torno a la BORDA, se puede descubrir una antigua CALERA, de cuya estructura todavía quedan huellas. Una CALERA era básicamente un gran horno, en donde se cocían piedras calizas para la obtención de la CAL. La estructura contaba con una boca de carga y una bóveda interior construida con las piedras calizas, a las que se prendía fuego con enormes montones de leña, que servían de combustible. Con la CAL obtenida, se blanqueaban las paredes de las casas, se abonaban los campos para la agricultura, se desinfectaba las cuadras, se desparasitaban los animales e incluso el agua de cal era usada con fines médicos diversos.
  • EBANISTERÍA: En estos bosques se da mucho un matorral, el BOJ, que antiguamente se utilizaba mucho en la EBANISTERÍA para trabajos de horneado y pequeños utensilios caseros como cucharas o paletas de madera. Esto era debido a que su madera es dura, amarillenta, con una estructura homogénea, muy poco porosa y no fibrosa. La suciedad y el agua no penetran en ella, conservándose durante largo tiempo. Estas características hicieron que, por esta zona, se diese mucho la talla en madera de boj, que al ser artesana y manual, daba como resultado piezas únicas.

UN POCO DE HISTORIA Y CONTEXTO DEMOGRÁFICO

La ruta parte de un pequeño pueblo, VILLANUEVA DEL ARCE, en donde habitan establemente apenas una veintena de habitantes durante todo el año. Un lugar eminentemente ganadero en el pasado que, con el tiempo, ha sufrido los estragos de la despoblación, un aspecto especialmente virulento en el municipio de ARCE, al que pertenece y en donde 11 de las originarias 24 localidades de la zona ya han desaparecido. Dada la calidad y abundancia de arbolado, pastos y agua, en el VALLE DEL ARCE desde muy antiguo la población ha vivido de la agricultura y la ganadería, además de numerosas pequeñas industrias que han ido apareciendo y desapareciendo a lo largo de los siglos, ligados a los oficios anteriormente descritos o la minería. Hoy en día, el VALLE DE ARCE mira al futuro con renovadas perspectivas. La despoblación ha traído algo positivo, ya que se trata de un territorio casi virgen, con paisajes a veces sobrecogedores dependiendo de la época del año. Un lugar perfecto para desarrollar un turismo rural respetuoso con el entorno, con el que poner en valor rutas en la naturaleza como esta, en donde las tradiciones y la cultura tienen mucho que decir.

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Valoracion de los usuarios: 5.0 / 5

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717