TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card

Ruta por las Riberas del Turia

La ruta bordea las riberas del río Turia visitando los lugares más recónditos de las montañas valencianas y las pequeñas localidades asentadas a sus orillas. En las cercanías del Rincón de Ademuz, el río y su entorno forman uno de los enclaves mejor conservados de la Comunitat Valenciana, con grandes extensiones de pino laricio y sabinares. Dos tercios de la superficie de esta comarca es forestal, lo que constituye un auténtico pulmón verde para la provincia de Valencia.

El río Turia posee grandes tramos de aguas reguladas por embalses, como el embalse de Benagéber. En esta zona destaca la belleza de los paisajes y la proximidad con el embalse de Loriguilla. A continuación, nos dirigiremos al tramo del Turia entre Chulilla, Gestalgar y Bugarra, con las últimas pozas de agua y hoces, antes de abrirse camino por la comarca del Camp de Turia hacia la huerta de Valencia.

 

RINCON DE ADEMUZ

 

La ruta se inicia en Castielfabib, conocido también como el pequeño Albarracín, situado a más de 1.000 metros sobre un peñasco, a orillas del río Ebrón. En la cumbre quedan restos de lo que fue un castillo romano y posteriormente árabe. Junto a él se localiza la iglesia fortaleza de Nuestra señora de los Ángeles, del siglo XIII y reformada en el XIX y, además, podemos visitar las ruinas del convento de agustinos de San Guillermo. Como curiosidad, cada domingo de Resurrección varios jóvenes suben al campanario de la iglesia y, abrazados a la campana Guillermina, la acompañan en el volteo.

En la aldea de Los Santos, en el término de Castielfabib, podemos acercarnos a la Iglesia de San Marcos y lo que queda de los antiguos pajares y corrales que conforman el lugar.

Más tarde, nos dirigimos a Ademuz bordeando el río Turia entre huertas de hortalizas, campos de frutales y bancales de almendros. A nuestra izquierda localizamos Torrebaja, con su bella iglesia de Santa Marina y sus ermitas de San José y San Roque.

La llegada a la capital de la comarca, Ademuz, impresiona por el escalonamiento de su núcleo urbano, el cual conserva su carácter y trama urbana serrana de manera inmejorable. Sus fachadas ascienden el cerro de los Zafranales, conformando un entramado de calles estrechas con balcones y barandas de madera. En la cima más elevada se localizan las ruinas de una antigua ermita y el castillo.

Lo más recomendable es realizar un tranquilo paseo por sus calles para descubrir el bello conjunto urbano y acercarse a la Iglesia de San Pedro y San Pablo, del siglo XVII. Más alejado del centro podemos visitar la ermita románica de nuestra Señora de la Huerta, mandada construir por Jaime I, que constituye el edificio más antiguo de la villa.

La ruta nos lleva ahora dirección a Puebla de San Miguel, pero antes daremos un paseo por las villas de Casas Bajas, con su iglesia parroquial del Salvador y sus campos de olivos, almendros y frutales. En Casas Altas no debemos dejar de visitar la Iglesia dedicada a la Santísima Trinidad.

En nuestro camino, además, deberíamos acercarnos a Vallanca, entre chopos, almendros y nogales. Desde allí podemos acercarnos a la aldea de Negrón, con la ermita de San Roque, la fuente del chopo y un monumental álamo protegido. Si el viajero quiere puede acercarse a los límites del Rincón donde se localiza Arroyo Cerezo, un tranquilo pueblo a los pies de la Cruz de los Tres Reinos, cerro llamado así porque en su cima confluyen los antiguos reinos de Aragón, Castilla y Valencia.

En Val de la Sabina y Mas del Olmo, podremos visitar un curioso museo dedicado al pan, aldeas con solitarias calles para dar un paseo y algunos ejemplares centenarios de olmos en sus cercanías.

Llegamos a Puebla de San Miguel, en las estribaciones de la sierra de Javalambre, en un pequeño valle anclado en el siglo XIX donde conviven parte de las formas tradicionales de vida del mundo rural y cuyo término municipal coincide en su totalidad con el parque natural de Puebla San Miguel. El Museo Etnológico El Cubo, con dos partes, una dedicada al vino y otra a la cultura popular y valores etnográficos, junto con las ermitas de la Purísima y San Roque, merecen una visita.

Las zonas de la Hoz, El Gavilán y en especial la microrreserva de las Blancas son zonas de especial interés, con árboles centenarios como las encinas de Chiquita, la de los Huertos y ejemplares monumentales de sabina albar de una edad superior a los mil quinientos años.

PUEBLOS Y ALDEAS EN SU ENTORNO NATURAL

 

En el collado de Calderón, a más de 1.300 metros de altitud, alcanzamos el Rincón de Ademuz. Este tramo tiene la particularidad de que podemos disfrutar del discurrir y del cruce del río de Arcos, que conforma un cañón de imagen impactante en el paraje conocido como Las Torcas. Todo ello, a los pies de Losilla de Aras, que se alcanza después de una dura y espectacular subida por una carretera de curvas. En Aras de los Olmos podemos visitar su curiosa plaza rectangular del Olmo, La Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, del siglo XVI, y la torre del Cortijo, de origen musulmán, las casonas solariegas, la ermita del Santo Cristo y el santuario de Santa Catalina.

Desde Losilla de Aras nos dirigimos a Alpuente atravesando innumerables aldeas: la Torre, El Collado, El Hontanar, La Almeza, La Canaleza, Baldovar, Corcolilla, Cuevacruz, Las Eras, Campo de Arriba y Campo de Abajo. Aldeas tranquilas, apacibles y silenciosas rodeadas de acueductos, castillos, ermitas, fuentes, lavaderos, hornos de pan, enigmáticos petroglifos, ... que captarán la atención del turista.

Así destcamos el acueducto medieval de Los Arcos, el conjunto urbano de villa de Alpuente declarado Monumento Histórico-Artístico, en el que destaca la iglesia de la Virgen de Gracia, la parte de la villa del recinto amurallado y el Museo Etnológico.

En el término municipal de Alpuente se encuentran huellas de dinosaurios que pueden visitarse en el Museo Paleontológico de Santa Bárbara.

En Titaguas destaca la Iglesia del Salvador del siglo XVI y cerca del núcleo urbano se localiza, además, la ermita de la Virgen del Remedio, así como pinturas rupestres de importancia como las del Rincón de Tío Escribano, con una antigüedad de más de 9.000 años, lo que indica asentamientos muy primitivos en esta zona.

 

SENDERISMO EN EL ALTO TURIA

 

Partimos de Titaguas por el camino de las Corralizas de Canales que nos llevará a la pista del Hondón, un trazado con densas pinadas que desciende hacia el río. Aguas abajo se puede realizar un paseo a pie o en bici por la ribera del río en sentido descendente, por la zona más agreste y virginal de la comarca de la serranía. El pantano de Benagéber, uno de los tramos más bellos y salvajes del itinerario.

Si se opta por un paseo aguas arriba se descubre una pista forestal con largos toboganes que ayudan a salvar recodos cerradísimos del curso del río Turia. Son rincones de gran valor ecológico entre las escarpadas hoces excavadas por las aguas del Turia.

Retomamos la ruta para dirigirnos a Tuéjar una villa con restos de su histórico castillo, la ermita de San Cristóbal, la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, un edificio barroco del siglo XVII con una imponente torre-campanario, así como el cercano paraje de Azud.

Además en nuestro recorrido observaremos vertiginosos cañones e impresionantes panorámicas por la caprichosa orografía de Los Serranos, misteriosas cuevas como las de Puerta, Sarria y Urgacho.

La localidad de Chelva, donde podemos dar un paseo por su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico o por su barrio árabe de Benacacira mantiene hoy en día el aire oculto, misterioso y recoleto de la cultura. El barrio judío del Azoque conserva también su trazado original, con calles estrechas y soportales construidos a partir de los siglos XIII y XIV. La iglesia arciprestal de Nuestra Señora de los Ángeles, uno de los edificios más emblemáticos de Chelva y considerada una obra maestra del barroco valenciano.

En nuestra llegada a Calles visitamos la parroquia de la Purísima Concepción, obra del siglo XVII. Desde Calles podemos alcanzar Chulilla, donde nos llamará la atención su núcleo urbano, escalonado a los pies del castillo árabe, y que fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1981.

Despues pasando por Sot de Chera, mediante un recorrido por pistas forestales que nos llevarán pos los cañones del Turia más singulares y apartados. La belleza del cañón del Turia, que ascenderemos por la zona del cerro La Muela. Más de cuatrocientos metros de desnivel nos dejarán impresionantes panorámicas.

En la zona del corral de la Balsilla podemos coger a la izquierda caminos que nos llevarán por barrancos de vértigo y entre los que destaca el barranco de la Almoralla por su singularidad. El collado de Cullibres, en tan sólo cinco kilómetros de dura pista forestal pero con gratificantes y espectaculares paisajes.

En Sot de Chera encontramos un entorno con enormes fallas y barrancos que alberga el parque natural de Chera-Sot de Chera. Su núcleo urbano se localiza a los pies de una roca calcárea, Morrón, que se eleva hasta los cien metros de altura. Su castillo de origen musulmán, declarado Bien de Interés Cultural domina el pueblo. Además merecen una visita la Iglesia de San Sebastián Mártir y la ermita de San Roque.

De Sot de Chera seguiremos nuestro camino con destino a Chulilla entre pinos y matorrales de las aromáticas tomillo y romero, entre otras. El descenso hasta el lecho del Turia por el collado de las Muelas resultará espectacular

El Balneario de Fuencaliente, un balneario de aguas termales sulfurosas que mantienen una temperatura constante de 23°C, cuyo origen se remonta al siglo XIX y que ha sido remozado recientemente.

 

CAMINO A LLÍRIA POR LOS ÚLTIMOS DESFILADEROS DEL TURIA

 

Nuestra primera parada será en Gestalgar, villa que fascina por su localización, a los pies de un cerro y a las puertas del último y estrecho cañón del río Turia. El núcleo urbano destaca por sus estrechas calles de origen musulmán. Entre sus monumentos hallamos la Iglesia de la Inmaculada Concepción y alguna casa señorial como la de los condes de Alcudia, del siglo XVII.

En el entorno de Gestalgar encontramos la Peña María, a cuyos pies nace una fuente que abastece a la población, no sin antes pasar por un acueducto y la fuente del Morenillo.

Turia conecta Gestalgar con Bugarra, donde podremos encontrar excelentes rincones aptos para el baño. La llegada a Bugarra, tras el trayecto por la ribera derecha, nos conduce hasta el casco antiguo de la villa donde destacan la iglesia de San Juan Bautista y la alquería de los siglos XVII y XVIII, que perteneció a los duques de Llíria.

Por los alrededores podemos visitar, además, algunas cuevas como las de Vizcaíno y el espacio protegido de la cueva de la Colomera. Continuaremos nuestra ruta camino a Pedralba, donde destaca la iglesia de la Purísima Inmaculada Concepción, de estilo barroco tardío, y el Museo de Arte Contemporáneo Pedralba 2000.

Desde Pedralba nos dirigiremos a Llíria, nuestro último destino en la ruta atravesando caminos de olivos, algarrobos, almendros y  despues cítricos.

Conocida por la música y sus bandas, un paseo por Llíria nos descubrirá su rico patrimonio histórico y cultural. Entre todos los monumentos es muy recomendable la visita a la iglesia arciprestal de la Asunción de Nuestra Señora, del siglo XVII, la iglesia de la Sangre, del siglo XIII que combina románico y gótico declarado Monumento Nacional, y el edificio del ayuntamiento, de estilo renacentista y del siglo XVI.

El Real Monasterio de San Miguel, que corona el montículo que domina la ciudad, fue fundado por Jaime II y en él se veneran el Cristo del Perdón y el Arcángel San Miguel. Cerca, en la vertiente del Tosal de San Miguel, podremos encontrar restos de un poblado íbero. Para cerrar nuestra visita a Llíria podremos acercarnos a la ermita y la fuente de San Vicente Ferrer, bendecida en 1751. Se trata de un santuario muy popular con un entorno muy agradable para descansar y que será un buen final para la ruta que nos marca el río Turia.

 

Localización

Latitud: 39.647997   |   Longitud: -0.781861

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5
EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717