TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card

O Courel, el lugar para perderse

Courel dos tesos cumes que ollan de lonxe!

 Eiquí séntese ben o pouco que é un home...”  (Os Eidos,Uxío Novoneyra).

“Courel de las enhiestas cumbres que miran lejos, qué bien se siente aquí lo poco que es un hombre...”,

Así empieza el libro de poemas Os Eidos, escrito por uno de los personajes más ilustres de estas tierras, el poeta Uxío Novoneyra, y es en este par de versos en el que se resume a la perfección las sensaciones que experimenta cualquiera que se acerque a estas montañas, extremo occidental de la Cordillera Cantábrica, y que ocupan casi 30.000 Ha. del Este de la provincia de Lugo, siendo frontera natural con el Bierzo leonés.

En sus profundos valles y en sus más altas cumbres, O Courel es historia y esencia de Galicia: castros preromanos, necrópolis y minas de oro a cielo abierto que hablan de su ocupación romana, túneles que horadan la montaña buscando desviar los cauces de los ríos para extraer el preciado mineral, soutos (bosques de castaños) centenarios de los que se obtenía no sólo alimento, sino también material de construcción, combustibles y comida y lecho para el ganado, sequeiros de castañas en los que aún se respira parte de esa historia o pueblos que, en su nombre, nos hablan de una minería secular: Mercurín, Ferreirós, Ferreiría Vella, Ferramulín...

Pero, por encima de todo, O Courel es etnografía y naturaleza.

Perderse en uno de sus núcleos rurales es volver atrás en el tiempo, es recuperar esa esencia atávica que cada uno de nosotros lleva en sus entrañas y que, por mucho que nos empeñemos en abandonar, nos persigue y, cuando se nos muestra, nos enternece; porque, por encima de los adelantos en forma de maquinaria y tecnología que también hasta estas montañas han llegado, la esencia pura de estas tierras se mantiene en cada uno de sus habitantes y en su forma de vida.

Y hasta aquí la etnografía, porque ésta sin el medio no tendría sentido, y es el medio el que le da forma. Y el medio en estas montañas, como bien dice el poeta, nos hace sentir cierta congoja al descubrirnos lo poco que somos y, a la par, inmensa alegría al hacernos sentir parte de esta grandiosidad. Como nota introductoria, decir que en este territorio, que ocupa únicamente el 2% de Galicia, nos encontraremos con el 50% de las especies vegetales de la región. La explicación es sencilla, valles profundos a 400 m. de altura se combinan con cumbres de 1600 m.; además, rocas metamórficas (las explotaciones de pizarra son una llaga sangrante en alguna parte del territorio, auspiciadas por una administración incapaz de buscar alternativas para sus trabajadores) se mezclan con calizas (O Courel es un paraíso también para los amantes de la espeleología) o cuarcitas. Estos dos factores unidos provocan una variabilidad en el clima, Mediterráneo en los valles del Sur y Atlántico de montaña en las cumbres, que facilita esta explosión de diversidad vegetal, en la que los castaños moldeados durante siglos por los habitantes de este territorio y las sobrecogedoras devesas (bosques atlánticos que aprovechan la húmeda ladera de orientación Norte de las montañas) son los reyes. Así, en los alrededores de las poblaciones nos encontramos con soutos de gran extensión, en los que, junto con los castaños de formas azarosas se mezclan especies como avellanos, arces o fresnos, las devesas son reductos de lo que, en su momento, fue la vegetación no Penínsular, que ha resistido con tesón y mayor o menor éxito a la industria naval o a la necesidad de obtener carbón para la producción del hierro. Internarse en la Devesa de A Rogueira (uno de los bosques atlánticos mejor conservados de Europa) o en la de Paderne, en otoño o primavera, es sucumbir a un éxtasis sensitivo en el que iremos de la mano con avellanos, acebos, hayas, robles o tejos centenarios; y, junto con éstos, los musgos, líquenes, helechos o plantas (a destacar la treintena de orquídeas, alguna endémica) que los llevan acompañando desde su nacimiento. Y, más al Sur, en los valles del río Lor (corriente principal de esta sierra), alcornoques, madroños o plantas aromáticas darán buena cuenta de esta diversidad.

En definitiva, sea en sus valles o en sus pendientes devesas, O Courel está lleno de sorpresas para quienquiera que por estas tierras se quiera acercar. Y, cómo no, una vez completada una de sus rutas, siempre habrá esperando una buena cama y un buen menú de productos de la tierra, sin los cuales tampoco sería posible explicar la cultura gallega, que en este territorio olvida el mar para centrarse en la tierra, sus carnes y sus frutos.

 

Devesa da Rogueira (Lagoa da Lucenza)
  • Longitud: 13Km.
  • Dificultad: Media-Alta.
  • Tiempo: 6:30h.

Considerada por National Geographic como uno de los bosques mejor conservados de Europa, es un ejemplo excepcional del bosque caducifolio de montaña que podemos encontrar en Galicia. Por la gran diversidad de especies que en ella se encuentran, es ideal para iniciarse en la diferenciación de especies vegetales, así como para los amantes de la fotografía y el paisaje.

La ruta de la Devesa da Rogueira ofrece numerosas alternativas, siendo la más completa la que parte del Aula de la Naturaleza de Moreda, adentrándose en las entrañas de la Devesa  y acercándonos a las Fuentes de la misma ( a algo más de 3 Km.de dura ascensión), en las que nace el río al que le da nombre.

Durante estos 3Km., admiraremos un bosque de montaña en plenitud, con más de 15 especies de árboles caducifolias y cientos de plantas que las secundan. La diferencia de altura ( el camino empieza a unos 700m.y acaba a 1400m.), los distintos tipos de suelo ( pizarras, calizas y cuarcitas), y las condiciones de luz y humedad en las que se encuentra este bosque, provocan una explosión de biodiversidad sin parangón en ningún otro bosque peninsular.: hayas, tejos, acebos y carballos centenarios vigilarán cada uno de nuestros pasos

Ya desde las fuentes, tomaremos un sendero que nos llevará hasta la Lagoa da Lucenza, laguna de origen glaciar, desde la que contemplaremos una hermosa panorámica de toda la Sierra. Volviendo un kilómetro sobre nuestros pasos, tomaremos la pista que asciende por el alto de Formigueiros ( cumbre de O Courel) para dirigirnos de nuevo, despues de un vertiginoso descenso a la aldea de Moreda.

 

Ruta de O Val do Río Pequeno
  • Longitud aproximada: 14Km. (circular)
  • Dificultad: Media-alta
  • Tiempo: 5:30 horas

Aunque la ruta es circular, para hacer esta descripción supondremos que partimos del pueblo de Paderne; desde aquí bajaremos hacia el Río Pequeno, que cruzaremos en la parte baja del pueblo. Ya por la orilla derecha del río, comenzamos la ruta entre castaños, en uno de los soutos más frondosos de O Courel. Después de un sendero más o menos llano de 2 Km., empezamos la subida hacia el Castro de Brío; así, durante otros 2 Km. iremos por la ladera de la montaña, entre helechos y espinos blancos, y tendremos una hermosa panorámica de cuatro de los pueblos que forman parte de la parroquia de Meiraos ( Paderne, Miraz, Vilasibil y la propia Meiraos). En la cumbre podemos visitar el Castro, del que sólo quedan restos, metido entre un pequeño bosque de aciñeiras (encinas) que creció en la piedra caliza. Ya desde el castro, una fuerte pendiente descendente nos llevará hacia el pueblo de Mercurín, de nuevo entre soutos de castaños centenarios. Abandonamos Mercurín y su souto para adentrarnos en un espeso bosque de encinas, muy poco común en Galicia; este bosque nos conduce directamente a la Ferrería Nova de Seoane, lugar de unión del Río Pequeno con el río Lor, principal cauce de agua de O Courel.

Después  de una dura subida de 600m., llegamos a la aldea de Seoane, núcleo urbano principal en el Alto Courel. Aquí, podremos tomar un refrigerio cuando ya llevamos 9Km.de ruta.

Los últimos 5 Km.de ruta, de nuevo hacia Paderne, nos llevarán por un sendero paralelo al Río en el que admiraremos un bosque típico de ribera ( arces, fresnos, avellanos, alisos...). Son 5 Km casi llanos, excluyendo dos fuertes pendientes de 500 m. Además, pasaremos por la aldea rehabilitada de O Mazo, dedicada ahora a turismo rural y, los que se atrevan, podrán bajar hasta o Pozo da Grada, una de las cascadas más hermosas y desconocidas de esta Sierra. Para llegar hasta ella hay que desviarse del sendero marcado y descender un pastizal de fuerte pendiente. Y desde la cascada a Paderne, 1 Km. de subida para cumplir con esta ruta, una de las más importantes de estas montañas.

 

Ruta de os Sequeiros de Mostaz
  • Longitud: 6,5 Km. ( circular)
  • Dificultad: Media-baja
  • Tiempo: 3 horas.

Iniciaremos esta ruta en el camping de Esperante, a 1 Km. de Seoane. En su comienzo,l a ruta nos levará río arriba por la orilla del Lor, circulando por un bosque en el que se mezclan freixos, amieiros, carballos o pradairos ( arces) con grandes fentos macho. La fuerza del agua en este tramo y alguna que otra poza sorprenderá a más de uno.

Al cabo de 2 Km. dejaremos la orilla del río para meternos en un sendero angosto que nos llevará hacia un muíño abandonado. A partir de ahí toca una subida de algo más de 1 Km. entre castiñeiros y rebolos para empalmar con el camino que viene de O Cebreiro y descubrir uno de los soutos más extensos de O Courel, hoy ya escasamente trabajado. Y, en el medio del souto, nos encontaremos de bruces con los sequeiros de Mostaz, que dan nombre a la ruta: construcciones tradicionales de la zona, en las que los aldeanos se encargaban de secar las castañas que les darían  alimento todo el año.

Dejando los sequeiros, continuaremos metidos en un gran souto, hasta llegar a la pista que nos hará descender hacia Esperante y su Igrexa de San Pedro. De ahí al camping, del que habíamos partido, poco más de 500 m.

 

Ruta por la aldea de Vilar

Ideal para realizar después de una buena comida, la ruta que recorre la aldea de Vilar, con poco más de 1 Km. entre ida y vuelta, nos adentrará en uno de los sotos más impresionantes de O Caurel que, a través de un Vía Crucis, nos conducirá a una de las joyas etnográficas de la sierra: su inexpugnable castro. Cuando volvamos, podremos visitar el museo que el único habitante del lugar ha ido construyendo con las aportaciones de los vecinos.

 

Val das Mouras

Ruta de poco más de 1 Km.

Uno de los conjuntos geológicos más importantes de Galicia. Formaciones kársticas nos darán la bienvenida, como si de un bosque encantado se tratase. Cuevas que han perdido sus techos y en medio de las cuales ha crecido un frondoso bosque de castaños harán de este laberinto un lugar mágico para el visitante.

 

Fervenza de Vieiros

A poco más de 2 Km.de la aldea de A Seara (lugar de interés cultural), se encuentra esta hermosa cascada, la más caudalosa de O Caurel. Para llegar hasta ella, únicamente una ruta de 1Km., accesible para todos los públicos.

 

Localización

Latitud: 42.831020   |   Longitud: -7.481896

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Valoracion de los usuarios: 4.9 / 5

Contacto

Dirección postal: Paderne, 10 27324 Folgoso do Courel (Lugo)
Teléfono: (+34) 687 001 304
Correo electrónico: info@piapaxaro.com

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717