TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card

Ruta por los Pueblos Abandonados (Zaragoza)

Una manera única de conocer los pueblos Tiermas, Ruesca y Esco antiguos pueblos agrícolas que hoy deben dejar paso al agua del pantano de Yesa. Así las gentes que allí habitaban se vieron obligadas a abandonar sus pueblos.

Comenzamos la visita en el pueblo de Ruesta, dónde enseguida nos llaman la atención los muros de la iglesia, el ayuntamiento o la escuela agrietadas por el paso del tiempo. Entre estas ruinas podemos avistar como los árboles y la maleza que crecen a sus anchas se han apropiado de las los restos de los edificios. Sólo el castillo con sus dos torres resisten orgullosas. El castillo, que en otros tiempos defendieron estas tierras de los ejércitos árabes, hoy es un lugar privilegiado para fotografiar la panorámica del embalse. Entre los restos sólo el albergue de peregrinos situado en el tramo aragonés del Camino de Santiago antes de llegar a Sangüesa.

El agua que se llevo a sus gentes se ve hoy pintado en el mural del frontón, los restos de la iglesia sirven de almacén de obra. Los gorriones y arrendajos son desde hace 50 años los compañeros del único habitante que queda y es quien atiende el bar.

En la Edad Media, un puente sobre el río comunicaba Ruesta con Tiermas a la altura del manantial de aguas sulfurosas que brota a 38º desde el tiempo de los romanos y que ahora solo queda al descubierto en septiembre y octubre cuando el embalse está bajo mínimos. Aquí se encontraba el balneario de Infanta Isabel, la hermana de Alfonso XII que frecuentaba la zona para tomar unas aguas famosas por sus propiedades terapéuticas. De aquel edificio, con capacidad para 150 clientes y que llegó a emplear a decenas de lugareños, solo quedan ruinas, aunque el recuerdo sigue vivo como demuestran aquellos que se acercan a embadurnarse tanto de día como durante las noches estrelladas.

En Tiermas, sobrevive un habitante aunque se ha adquirido el pueblo para levantar una urbanización. Esta localidad a tres kilómetros de Navarra se encuentra sobre un otero, al llegar hasta la valla se nos indica que sólo podemos llegar a pie hasta el pueblo cubierto de helechos, zarzas, carrascales, pinos, endrinos, boj… y que antaño era hogar de 900 habitantes.

La iglesia de San Miguel Arcángel, con los restos de la escuela de las niñas a la izquierda del arco de entrada, es lo más destacable. Su interior está devastado, árboles creciendo en la nave central y un preocupante boquete abierto en lo que debía ser el coro. Hay otro agujero, aún mayor, sobre el frente que ocupaba el altar mayor y donde ahora se cuelan los cárabos. Latas de combustible y botellas sustituyen lo que en otro tiempo fueron cornucopias y libros de salmos, aunque el retablo lleva décadas a salvo en la iglesia parroquial de Broto (Huesca).

La carretera serpentea hacia el este, dejando a su derecha el embalse y el manantial de aguas sulfurosas y se adentra en el paisaje formado por las peñas de la Sierra de Leyre. Aquí comienza la Jacetania, una comarca de carácter medieval y corazón pirenaico.

La presa ha dejado su huella en taludes y en las pintadas se suceden. Hasta encontrarnos con Esco último pueblo abandonado, allá por los años 70, aunque no del todo. Quedan dos de los tres hijos de Félix Guallar, que pastorean ovejas y a los que a diario se puede ver atravesar la carretera con sus rebaños.

Esco produce un estremecimiento la primera vez que se ve. Un escueto cartel en la carretera, los campos batidos por el viento y un antiguo transformador eléctrico dan al conjunto un aspecto como de pueblo del Oeste. Hasta que uno se fija en los muros de la iglesia -también bajo la advocación de San Miguel, como en Tiermas. Quizá sea el pueblo más pintoresco, con su calle mayor invadida de piedras y rastrojos.

El cementerio es lo mejor conservado del lugar; la mampostería remozada y la puerta cerrada con un candado. Los hierbajos se han adueñado del interior hasta alcanzar casi la altura de un campo de trigo, pero alguien ha colocado una placa donde se puede leer ‘En recuerdo de todos los que aquí descansan’.

Localización

Latitud: 42.615265   |   Longitud: -1.116339

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Lugares de Interés

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717