TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • Monplanar
  • Concurso Turinea, información

Tarragona

Teatro Romano

Teatro Romano

Un poco de historia...

La antigua Tarraco, fundada por los romanos fue una de las ciudades más importantes del Mediterráneo. Este impresionante legado romano, símbolo de la Tarragona actual, está declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Pero Tarragona no es sólo monumentos romanos, también tiene un importante pasado medieval, edificios modernistas, playas de arena blanca y aguas cristalinas, un pintoresco barrio marinero, bosques y espacios naturales protegidos, tradiciones y cultura popular... incluso los más aventureros pueden sumergirse en la cueva urbana más grande de Cataluña.

Tarragona, ciudad situada en el extremo norte oriental de la Península Ibérica, es la capital más meridional de Cataluña. Ofrece al visitante una amplia oferta de servicios que la convierten en un destino idóneo para el descanso o la diversión en cualquier época del año.

Los orígenes de Tarragona se remontan en un pequeño poblado íbero denominado Kese. Tarragona debe su nombre a laTarraco (Colonia Iulia Vrbs Triumphalis Tarraco) de los romanos, que fue primero capital de la Hispania Citerior en la época republicana y de la provincia de la Hispania Tarraconensis durante el Imperio.

La conquista árabe de Tarraco, alrededor del año 713, supuso para la ciudad el inicio de un proceso de decadencia y abandono que se prolongó hasta su restauración en el año 1129. A pesar de que la restauración de la antigua sede metropolitana de Tarraco estuvo en la mente de varios prelados desde el siglo XI, no fue posible hasta el siglo XII.

En 1129 el arzobispo de Tarragona, Oleguer Bonestruga, mediante un pacto feudo-vassallàtic, cedía la ciudad como un principado eclesiástico a un mercenario normando, Robert Bordet, que había servido a las órdenes de Alfonso I de Aragón. Este caballero fue nombrado, el 14 de marzo de 1129, Príncipe de Tarragona tras rendir homenaje al prelado, en calidad de defensor y protector. A partir de la infeudación de Tarragona, los normandos, comandados por Bordet, llegaron y se instalaron en la ciudad. Las primeras tareas llevadas a cabo, descritas por Orderico de Vital, estuvieron orientadas a desescombrar los edificios preexistentes ya entregarlos de maleza para hacerlos habitables. Robert Bordet aprovechó una antigua torre romana todavía en pie, la actual Torre del Pretorio, para establecer su castillo. Se iniciaba así un primer proceso de colonización de la ciudad dirigido sobre el terreno por Robert, pero controlado, desde Barcelona, por el arzobispo.

La situación en la ciudad se complicó con la muerte de Oleguer y la elección de su sucesor. En 1146, el nuevo arzobispo, Bernat Tort, un hombre de confianza del Conde de Barcelona, se estableció en la ciudad. Se iniciaba así un proceso marcado por los continuos conflictos jurisdiccionales entre Robert Bordet y los siguientes arzobispos, a los que debemos sumar la creciente injerencia condal en los asuntos de la ciudad y de su territorio. En el fondo, detrás de esta situación se escondía una lucha por el poder a tres bandas. Esta tensión desembocó en una guerra entre facciones que acabó con el asesinato del arzobispo Hug de Cervelló y el exilio de la familia normanda en Mallorca, en el año 1171. De esta forma, el conde rey Alfonso I el Casto se quedó con las propiedades del normando, mientras que el nuevo arzobispo, Guillem de Torroja, se convertía en el verdadero hombre fuerte de Tarragona.

La Tarragona de finales del siglo XII ya era un núcleo urbano plenamente consolidado que se había convertido en el centro director de un amplio territorio. En 1148 se había producido una reordenación del gobierno local con una mayor participación en la vida urbana del consejo de habitantes de la ciudad. Así mateixm, la documentación existente muestra que, a partir de mediados de este siglo, la ciudad gozaba de una renta feudal diversificada, con presencia de imposiciones estrictamente urbanas junto con otras más genéricas. El desarrollo urbano había conducido a una dinamización de las actividades comerciales y Tarragona se había convertido en el centro de captación de las rentas.

A partir de finales del siglo XII se llevó a cabo un importante desarrollo urbano, ya que se ocupó toda el área interna del Foro Provincial. Esta ocupación respondió a una planificación dirigida muy posiblemente desde la señoría, como parece indicarlo la creación de una trama ortogonal de calles. Así se mantenía, en cierto modo, la estructura arquitectónica heredada de época romana. La ciudad del siglo XII surgió fuera del área de grandes monumentos, alrededor de los castillos señoriales. A partir de 1146 se ocupó el área del recinto de culto de época romana, sector que tomó especial relieve con el inicio de la construcción de la Catedral en 1171 y que se convirtió en el eje vertebrador de la ciudad a partir de su consagración en 1331. El interior de la gran plaza del Foro romano se urbanizó, como hemos visto, a partir de finales del siglo XII. Fuera del recinto defensivo de esta primera época había tres áreas claramente diferenciadas: el Corral, el antiguo circo romano, se convirtió en un burgo extramuros con un mínimo de población y destinado principalmente a actividades comerciales e industriales, la Vila Nova debía ser el área que se prolongaba desde el Corral hasta el puerto y estaba destinada básicamente a huertos, cultivos, herrenales y molinos. Presentaba muy habitada, excepto en el área del puerto ya la zona más próxima al Corral. Finalmente la huerta de Tarragona, también destinada a la explotación agraria, que se extendía a ambos lados del Francolí y llegaba hasta Riu Clar.

La Tarragona del siglo XV fue sustancialmente diferente a la de los siglos XIII y XIV. La expansión por toda Europa de la peste bubónica marcó el inicio de un importante periodo de recesión demográfica. La epidemia llegó a la ciudad entre mayo y julio de 1348 y provocó una alta mortalidad. El descenso de la población y la crisis general en que se encontraba la ciudad hizo que el núcleo urbano entrara en un importante proceso recesivo. El descenso del número de fuegos se plasmó en un número menor de casas ocupadas. Sin embargo, el año 1368, la ciudad, siguiendo las directrices marcadas por la Corona, empezaba las tareas de mantenimiento y refuerzo de las murallas mediante la construcción de la Muralleta o Mur Nou, a la altura de la fachada del Circo . De esta forma el área del Corral, el antiguo circo romano, quedó incorporada al núcleo urbano. La situación política se agravó a lo largo de la primera mitad del siglo XV. Las diferencias entre la Generalitat y Juan II eran cada día más patentes, lo que condujo a la guerra civil catalana, en la que el arzobispo se puso al lado de los realistas mientras que el Consejo Municipal, tras un periodo de prudencia , se alió con la Generalitat.

El 17 de octubre de 1462 llegaban a Tarragona las tropas de Juan II para asediar la ciudad. Tras quince días de asedio los tarraconenses decidieron rendirse, el día 2 de noviembre, a cambio de que ni el rey ni sus tropas entraran en la ciudad.

La guerra sumió a Tarragona en la más absoluta ruina. Las defensas de la ciudad, especialmente en el sector del Mur Nou, quedaron muy deterioradas, así como toda el área del Corral, la población disminuyó drásticamente y la municipalidad se declaró en quiebra. Los efectos de la guerra fueron visibles en la ciudad durante mucho tiempo.

La vida de la ciudad de Tarragona durante la época moderna está marcada por tres importantes conflictos bélicos. Desde el siglo XVI se construyen o consolidan fortificaciones para defender la ciudad y sus alrededores de las continuas guerras y ataques piratas. A partir de la Guerra de los Segadores y hasta mediados del siglo XIX Tarragona fue plaza fuerte, lo que comportaba que no se podían destruir las fortificaciones y se tenía que dejar un espacio delante de la muralla libre de edificios, con las dificultades que ello suponía para la expansión urbanística. Las epidemias fueron una constante en este periodo y provocaron grandes mortandades y el éxodo de la población.

El siglo XIX se inicia con un conflicto bélico de consecuencias devastadoras para la ciudad: la Guerra de la Independencia o Guerra del Francés. Tras un sitio largo y terrible para la población, Tarragona fue asaltada por el ejército francés el 28 de junio de 1811. A partir de ese momento, los franceses ocuparon la ciudad durante más de dos años, tras los cuales dejaron un rastro de miseria y hambre, agravadas por la voladura de puntos estratégicos de la ciudad que acompañó su salida, el 19 de agosto de 1813.

La recuperación económica y demográfica fue lenta, a pesar de que se eximió a la ciudad del pago de tributos entre 1816 y 1826. Con la mejoría de la situación, se reemprenderán las obras del puerto y otras que habían quedado paradas por el conflicto. Este hecho permitirá el establecimiento de comerciantes foráneos y la formación de una pequeña burguesía comercial emprendedora que hará posible la modernización de Tarragona a lo largo del siglo XIX.

Desde finales de los años 50, Tarragona se convertirá en una ciudad industrial especializada en el campo petroquímico. De este modo, el puerto de Tarragona  pasará a ser el segundo puerto español por volumen de toneladas anuales.

Visita:

  • Casa Canals
  • Catedral y Museo Diocesano
  • Museo Nacional Arqueológico
  • Museo de Arte Moderno
  • Museo y Necrópolis Paleocristianos
  • Anfiteatro romano
  • Judería
  • Arco de Berà
  • Balcón del Mediterraneo
  • Foro provincial
  • Torre de los Escipiones
  • Pretorio y Circo romanos
  • Villas romanas de Centcelles y Els Munts

Localización

Latitud: 41.120228   |   Longitud: 1.251068

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Contacto

Oficina de Turisme
Dirección postal: Carrer de Fortuny, 4 43001 Tarragona (Tarragona)
Teléfono: (+34) 977 233 415

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717