TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • A Por Uvas 1
  • A Por Uvas 2
  • A Por Uvas 3
  • Verode
  • TURINEA Card

La cultura del arroz entre el mar y la tierra en el Delta del Ebro

El Delta del Ebro es uno de esos lugares en donde la naturaleza y la mano del hombre, el legado natural y cultural de años y siglos de historia, se entremezclan para crear una atmósfera profundamente especial. A nivel de paisajes, se trata de un territorio único, sin comparativa en todo el Estado español. A pesar de no ser el único delta, en este caso se trata del delta del río Ebro, el más caudaloso de España, lo que ya supone una característica que influye y condiciona el ecosistema del entorno. Sedimentos y materiales procedentes del Pirineo, del Sistema Ibérico y de la Cordillera Cantábrica forman el tercer delta en superficie de todo el Mediterráneo, sólo superado por el del Nilo y el del Ródano. Un medio que no se entiende sin tener en cuenta las 23.000 hectáreas de arrozales, que han sido desde el siglo XIX el centro de la vida en el Delta del Ebro. Aún hoy en día  perviven métodos tradicionales de plantado, siega, tratamiento y venta de arroz, que hoy luchan por hacerse visibles pero que hasta hace no mucho eran el día a día de mucha gente.

Toda una cultura etnográfica en torno al cultivo del arroz en un lugar en donde el mar y la tierra se conjugan, abriendo la ventana a una auténtica despensa de dieta mediterránea. Esas miles de hectáreas de arrozales  y la depuración que hacen del agua convierten al delta en un paraíso para todo tipo de crustáceos. Cítricos y actividades ganaderas, unidas a las únicas salinas de toda Catalunya, las de la Trinitat, las más antiguas de toda España desde que los árabes comenzasen  a extraer sal en el siglo XII. Elementos de arquitectura típica como las barracas o de pesca tradicional con la rall o atarralla, los llaüts o las pontonas, unido a manifestaciones de música popular y sin olvidar la impresionante riqueza  natural y ornitológica del delta, con más de 350 especies de aves que en algún momento del año viven aquí. Todos estos recursos son sólo algunos de los motivos por los que el Delta del Ebro es Parque Natural y acaba de ser nombrado Reserva de la Biosfera. Una figura de protección, esta última, que pone el acento en la forma en que se han sabido conciliar las actividades humanas y la conservación del medio ambiente, en el que es el humedal más grande de Catalunya y uno de los más importantes de Europa.

CURIOSIDADES Y DATOS A TENER EN CUENTA

  • CULTURA TRADICIONAL DEL ARROZ: A pesar de lo que pueda parecer, el cultivo del arroz en términos históricos en el Delta del Ebro es relativamente reciente. No fue hasta el siglo XIX cuando comenzó a desarrollarse la actividad agrícola en el Delta en torno a la arroz, con la apertura primero del canal de la derecha (del río Ebro) y luego del canal de la izquierda, lo que permitió inundar de agua dulce extensas superficies por todo el Delta, facilitando el ciclo del sistema de cultivo arrocero. Dicho ciclo comienza cada año en abril y culmina en septiembre con la recogida del arroz, aunque no sólo se reduce a estos meses. En este período, el agua dulce circula desde el río hasta los canales de la izquierda y la derecha, de estos a una red de acequias que la lleva a los campos de cultivo, de ahí a las lagunas del litoral y por último al mar. A final de año, las compuertas se cierran y se deja que el agua se estanque en los campos y canales, hasta que se evapora en torno a febrero. Momento en el que se trabaja y se prepara la tierra seca para comenzar de nuevo el ciclo de inundaciones en abril y plantar el arroz en junio aproximadamente. Estos procesos hidráulicos hacen que la salinidad del agua de los lagos costeros sea mayor en invierno y no en verano, lo que sería lo normal. Este proceso contrario influye y condiciona el reloj biológico y la nidificación de muchas aves, convirtiendo al Delta en su conjunto en un ecosistema único.

El método tradicional de cultivo del arroz era una labor muy dura, que daba trabajo a la práctica totalidad de los habitantes del Delta e incluso a muchas cuadrillas de trabajadores procedentes de diferentes puntos de la Península Ibérica, que iban a hacer la temporada de la siembra o la siega. El plantado se hacía a mano y con utensilios tradicionales, mediante el método de trasplante y con la ayuda de animales, situándose los plantadores entre el margen y el cortador, plantando todos en línea. El trabajo empezaba antes por fases, en marzo, preparando los campos, arando y entablando, luego ya plantando, abonando, escardando, segando en septiembre y continuaba en otoño tras la siega, transformando el grano. Este se batía primero, se abanicaba, se secaba al sol, se pesaba y se almacenaba, a punto para ser descascarillado y pulido en los antiguos molinos arroceros del Delta. Hoy en día, la mayoría de estos procesos, incluyendo la siembra y la siega, se hacen mediante métodos industriales, aunque aún perviven pequeñas explotaciones que siguen el método tradicional y un molino tradicional, el MOLÍ DE RAFELET, que no sólo funciona, sino que realiza una importante labor de puesta en valor y difusión de toda la cultura etnográfica ligada al cultivo del arroz. Igualmente reseñables son las fiestas tradicionales de la PLANTADA y la SIEGA del arroz, que organiza el Ayuntamiento de Deltebre en junio y septiembre respectivamente, que reviven estos métodos tradicionales, aderezados de muestras de música popular, folclore tradicional y gastronomía local y típica del Delta.

  • ACTIVIDADES TRADICIONALES Y USOS DEL TERRITORIO: La presencia del hombre y el uso del territorio por parte de este se prolonga a muchos siglos atrás, antes de que el cultivo del arroz se convirtiese en el núcleo central de la vida del Delta del Ebro. La extracción de sal fue muy importante, de hecho las SALINAS DE LA TRINITAT son las únicas de toda Catalunya y su funcionamiento se remonta a la época de la dominación musulmana en el siglo XII. El agua depurada en las miles de hectáreas de arrozales son una de las causas de la riqueza en CRUSTÁCEOS de todo el entorno del Delta, con mejillones, langostinos, almejas, ostras y todo tipo de exquisiteces que caracterizan su gastronomía. Otro elemento muy característico son las BARRACAS, la vivienda tradicional típica del delta del Ebro, usada en su día por los primeros colonizadores que iban a cazar y a pescar en las lagunas. Construidas con materiales locales de la zona como cañas o maderas de olivo en su estructura, el techo se tapaba con un carrizo de arenal y las paredes se reforzaban con fango y paja. Ya en el siglo XIX, con los primeros trabajos en torno al cultivo del arroz, los agricultores las comenzaron a destinar como viviendas principales para todo el año.

Hablar del Delta del Ebro es hablar también de forma inevitable de sistemas de PESCA TRADICIONAL que han llegado hasta nuestros días. Artes medievales con el rall o atarralla, una red circular con plomos en la parte inferior, que al hundirse forma un círculo sobre la superficie y era un método muy útil para pescar en pequeñas cantidades, sólo lo que se  iba a consumir. Las típicas pontonas son un elemento fundamental en el paisaje del Delta. Unas barcas de pesca tradicionales propulsadas por largos palos, con las que se sigue pescando hoy en día en las lagunas costeras del Delta, formadas por antiguos cauces de la desembocadura del Ebro. La navegación fluvial en el Delta del Ebro tuvo mucha importancia también, con los llaüts, una embarcación típica del Delta del Ebro con las que se remontaba río arriba cargada de mercancías y tiradas a contracorriente por caballos, que transitaban por los lados del río. Este es el motivo por el que, hoy en día, quedan pocas muestras de bosques de ribera, que se talaron para permitir el paso de estos animales.

  • NATURALEZA Y PARAÍSO ORNITOLÓGICO: El Delta del Ebro es una ZEPA, una Zona de Especial Protección para las Aves. No en vano, este paraje alberga 316 especies de aves comunes y unas 360 de aves registradas de las 600 existentes en Europa. Los extensos humedales, la mezcla de agua dulce y salada, las lagunas que se ubican por toda la costa y que se formaron por antiguas desembocaduras del Ebro y la alta concentración de macrófitos, un recurso alimentario de primera magnitud para las aves acuáticas, constituyen en conjunto un equilibrio perfecto para que multitud de especies de aves diferentes nidifiquen, hibernen, reposen o se alimenten. Todo un espectáculo para los amantes de la naturaleza.
  • JOTAS Y MÚSICA POPULAR: Las jotas improvisadas cantadas son típicas de las comarcas meridionales de Catalunya, especialmente en la mayoría de poblaciones del Baix Ebre y el Montsià, abarcando el delta del Ebro y su interior, en donde hoy pervive con dificultad la forma de improvisar jotas cantadas ya que no hay muchos cantadores. La jota de los cantadors de esta zona es una cuarteta de heptasílabos de rima asonante que debe ser improvisada y que se canta a ritmo de tres por cuatro, según melodías predeterminadas. En el siglo XX también se incorporó la estrofa de seis versos (paraules –palabras-, los denominaban los cantantes), los dos últimos de la cuarteta anterior repetidos o bien dos nuevos. Cuando el cantador improvisa, cierran el compás los instrumentos de viento y el acompañamiento cesa. Se canta, pues, al aire. El cantador, en la zona del Baix Ebre y el Montsià, siempre un hombre, se acompaña de la rondalla, formación musical de viento y cuerda. La rondalla suena de fondo con una jota tortosina (de Tortosa), de melodía fija y ritmo reiterativo que termina cuando el cantador alza una mano (parada), en señal de que ya ha ideado su versada. Entre estrofa y estrofa la rondalla vuelve a interpretar la jota. Este acompañamiento es conocido por la mayoría de los habitantes de esta zona y se suele cantar con un estribillo cuya letra en su totalidad es menos difundida.

UN POCO DE HISTORIA

La desembocadura del Delta del Ebro no ha estado en el mismo lugar geográfico a lo largo de toda la historia, sino que ha variado de posición en función de variables, principalmente del caudal del río. A veces, a mayor caudal, ha necesitado buscar salidas diferentes al mar, lo que ha modelado y modificado el paisaje. Sobre todo en periodos de estabilidad del nivel del mar, cuando existe un exceso de sedimentos aportados por el río que no pueden ser evacuados mar adentro por el oleaje, por las corrientes costeras o las corrientes de marea.

A partir del segundo tercio del siglo XX, fundamentalmente en los últimos 50 ó 60 años, se ha observado como se está produciendo un importante retroceso en la parte frontal del Delta del Ebro. Este hecho está motivado por el aprovechamiento de las aguas del río para el riego de los campos de cultivo de arroz y, en mayor medida, por los cada vez más frecuentes embalses (alrededor de 150 en la actualidad) a lo largo de todo el río Ebro y en muchos de sus afluentes, con el objetivo de regular el caudal y retener sedimentos o residuos sólidos.

Estas circunstancias han influido en los procesos naturales de la formación y adaptación de la desembocadura del río, pudiendo observarse un claro retroceso en la superficie del Delta comparando fotografías del último medio siglo. De hecho, el primer faro construido en la desembocadura del río está en la actualidad medio hundido mar adentro, todo un símbolo de este proceso.

Este contexto se ha visto reflejado en una agria polémica política y social desde hace años en torno al Plan Hidrológico Nacional. Un plan diseñado para trasvasar agua, construir embalses, reforestar cuencas, mejorar los regadíos y optimizar la gestión del agua en el territorio nacional, que pretendía trasvasar 1.050 hectómetros cúbicos anuales del Ebro a las cuencas mediterráneas. Una medida que, debido a las lluvias de los últimos dos años (especialmente del último) está parada, pero que puede acrecentar el proceso de decrecimiento del delta.

Localización

Latitud: 40.71714357027189   |   Longitud: 0.7167720794677734

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Valoracion de los usuarios: 5.0 / 5

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717