TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • TURINEA Card
  • Ruta TURINEA 2017

Tras los pasos de Hemingway en Navarra

Las universales fiestas de San Fermín deben mucha de su fama internacional al escritor norteamericano Ernest Hemingway, el cual llegó por primera vez a Pamplona en 1923.

Periodista de sucesos en Kansas City y Toronto, reportero policíaco en Chicago, corresponsal en la guerra greco-turca y en la guerra civil española. El enigmático vividor (literato), encontró en las fiestas de San Fermín, la intensidad que pedía a la vida.

Animado por la escritora norteamericana, Gertrude Stein a conocer las fiestas de Pamplona, no dudó en repetir la experiencia al quedar fascinado por el ambiente, los toros, la buena mesa y el beber.

Su primera visita, la realizó junto a su primera mujer, Hadley, el 6 de Julio de 1923. En aquella fecha, Hemingway descubre los hoteles donde se hospedan los toreros, las tascas, los restaurantes y lugares donde se desarrollaba la FIESTA. De la vivencia de aquellos primeros encuentros en Pamplona, nació su primera novela importante: The sun also rises (traducida al castellano como Fiesta).

Desde 1923 hasta 1959 Ernest Hemingway asistió a de los sanfermines en nueve ocasiones, escribió sobre estas fiestas en artículos periodísticos y en algunas de sus novelas y en la medida que su figura literaria se hacía universal, miles de turistas del mundo entero acudían y acuden desde entonces a Pamplona para poder sentir aquello que el famoso escritor vivió y relató en sus escritos.

Dando un pequeño paseo por el centro de la capital navarra podemos descubrir los lugares más emblemáticos donde el Premio Novel se inspiró y saboreó los días de fiesta.

  • Bar Txoko, donde frecuentaba su terraza antes y después de las corridas de toros entre 1953 y 1959. El bar se encuentra situado en la esquina de la plaza en donde desemboca la calle Espoz y Mina.
  • Hotel Quintana Hemingway popularizó este hotel y a su dueño Juanito Quintana, en la novela Fiesta, bautizándole en su novela como Hotel Montoya y señor Montoya. La primera vez que el escritor se alojó en este establecimiento, fue durante los Sanfermines de 1924, donde compartió con el dueño su afición a los toros. En 1936 con la guerra civil española, Juanito se traslada a Francia y el Hotel Quintana cierra sus puertas. Este hotel estuvo situado en el edificio existente sobre la Cervecería Tropicana, -concretamente el nº 18, y que hoy mantiene el aspecto exterior con la misma fachada que conoció Hemingway.
  • Café Bar Torino Hemingway le cambia el nombre en su novela Fiesta por el nombre de otra ciudad italiana, llamándolo Bar Milano. El local del Torino ocupaba el lugar del actual Windsor Pub que sigue acogiendo en su terraza durante los Sanfermines a una variada clientela de todo el mundo.
  • Hotel La Perla Conserva intacta la habitación que lo alojó en los años cincuenta. Su primer contacto con La Perla lo tuvo en 1923 donde debido a su poca popularidad y no pujante economía, no pudo alojarse. No es hasta 1953 cuando el escritor se da por fin el gusto de alojarse en la habitación 217, en compañía de Mary, la que fuera su cuarta y última esposa. Tras la última remodelación de este establecimiento, la antigua habitación nº 217 es ahora la nº 201.
  •  Café Iruña Este café fue visita obligada de todas sus visitas a Pamplona. Aquí ambienta buena parte de su novela Fiesta. Son miles los turistas que a lo largo del año se acercan a contemplar este establecimiento. Hemingway junto a los muchos famosos personajes que lo frecuentaban lo han hecho el café mas emblemático y popular de la ciudad. (Sabino Arana, Pablo Sarasate, Orson Wells, Alfredo Kraus…).

Hemingway escribe en su novela Fiesta: “Tomamos café en el Iruña, sentados en cómodos sillones de mimbre, mientras desde la fresca sombra de las arcadas contemplábamos la gran plaza”

Conserva intacto el estilo y ambientación que conoció e inspiró al escritor norteamericano. Además el visitante puede fotografiarse junto a la recreación a tamaño natural en bronce de Hemingway que encontrará apoyado junto a la barra del establecimiento como un cliente más, y con el cual los propietarios del local quisieron rendirle su personal homenaje. El autor de la escultura es el artista navarro José Javier Doncel.

  • Café Kutz Entre el Café Iruña y el Pasaje de la Jacoba se encontraba el Café Kutz, que Hemingway menciona en su libro Muerte en la tarde.
  • Café Suizo inaugurado en 1844, en el nº 37 de la Plaza del Castillo, por los señores Matossi y Fanconi, de Suiza. El establecimiento cerró definitivamente sus puertas en el año 1952. En la novela Fiesta, Hemingway alude al Café Suizo en dos ocasiones, cuando menciona un lugar donde “el dueño habla alemán e inglés”.
  •  Antiguo Restaurante Las Pocholas o Hostal del Rey Noble. La alta cocina y la calidad de este restaurante atrajeron a Hemingway y a otras personalidades. El Restaurante situado en el Paseo de Sarasate (frente al Monumento a los Fueros) fue el lugar elegido por Ernest Hemingway y el torero Antonio Ordóñez para cenar el 10 de julio de 1953. Para el año 1959, Ernest ya era un cliente habitual. El restaurante cerró en el año 2000, siete años más tarde el Gran Hotel La Perla recuperó en la Plaza del Castillo su nombre, su historia, y su comedor. Es allí donde ahora puede verse el antiguo rótulo de entrada del “Hostal del Rey Noble”, el busto de Carlos III, y las mismas sillas que Hemingway usó.
  • Hotel Yoldi Afamado hotel taurino donde Hemingway compartía tertulias con el diestro Antonio Ordóñez. Situado en la Avenida de San Ignacio
  • Antigua Casa Marceliano Taberna popular cuyo ajoarriero, plato típico de bacalao, cautivó a Hemingway. Hemingway lo descubre durante sus Sanfermines de 1926, y a partir de ese momento Casa Marceliano quedó predestinada a convertirse en una tasca popular y famosa de la mano del escritor hasta lograr un renombre internacional. Era costumbre del escritor acudir todas las mañanas a este establecimiento después del encierro y hasta bien avanzada la mañana.

En 1953 escribió: “En Pamplona teníamos nuestros sitios secretos como Casa Marceliano, a donde íbamos a comer, beber y cantar después del encierro; la casa de Marceliano, donde las maderas de las mesas y de las escaleras están tan limpias y fregadas como la cubierta o teca de un yate, con la diferencia de que las mesas están horrorosamente manchadas de vino”. Casa Marceliano, estaba ubicado en la calle del Mercado (detrás del edificio del Ayuntamiento).

  • Antigua pensión de la calle Eslava. Acogió a Hemingway en 1923 cuando era un desconocido corresponsal y de su esposa Hadley.
  • Plaza de Toros. Cerca del callejón de entrada a la plaza del encierro, se encuentra el busto de Hemingway, homenaje al escritor que fue inaugurado por su cuarta mujer Mary, en 1968.

Pero el escritor no sólo quiso conocer y sumergirse en la fiesta sino que entre 1932 y 1959 viajó por tierras navarras desde el bullicio de San Fermín a la paz del bosque de Irati en busca de inspiración y vivencias.

Es posible adentrarse en el universo del escritor siguiendo sus pasos por aquellos parajes que cautivaron a Hemingway: Pamplona, Auritz/Burguete, Lekunberri, Aribe y Yesa son los lugares que recuerdan a quién promocionó como nadie Navarra.

 

LEKUNBERRI

Entre 1931 y la década de los cincuenta, el escritor norteamericano descubre, alojado en el hotel Ayestarán de Lekunberri, un marco natural de gran belleza donde descansar y desconectar del bullicioso ambiente de la capital.

 

YESA

Fue el lugar elegido por Hemingway para posar en las fotografías disparadas por Julio Ubiña pescando en dicho embalse. En el año 1959, última estancia de  Ernest Hemingway en Navarra, la revista “Life” quiso dedicar la portada y un amplio reportaje a su figura quedando para siempre inmortalizado y ligado a esta tierra.

 

AURITZ/BURGUETE

Teresa Graz, propietaria del Hotel La Perla de Pamplona, descendía de Auritz/Burguete concretamente de la casa “Korrosket”. Todo ello indica que fue esta familia quienes propiciaron que Ernest Hemingway y sus amigos descubriesen la tranquilidad de este enclave del Pirineo navarro. Así, en el hostal Burguete, Hemingway se desplazaba con su mujer y sus amigos para disfrutar de unos días con el objetivo de desconectar, disfrutar del paisaje, y pasear hasta el río Irati donde poder pescar truchas. Siguiendo el curso del río Irati y caminando desde Auritz/Burguete hasta la localidad de Aribe, el Premio Nobel de Literatura pasaba largas horas de soledad, sentado cerca de la orilla, pescando o como cuentan algunos testimonios bebiendo cerveza.

Localización

Latitud: 42.804075   |   Longitud: -1.623003

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Dónde dormir

Qué hacer

Dónde comer

Oferta Cultural

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717