TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
  • App Rutas Divertidas
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card
  • Selección TURINEA

Ruta del Quijote

Sin duda, una de las grandes rutas del país, es la de Don Quijote. Esta ruta nace a partir de la obra más universal de la literatura española. Se divide en 8 recorridos y comienza a dar sus pasos en Toledo, una de las ciudades más impresionantes por su mestizaje, patrimonio reconocido por la UNESCO, gastronomía y vinos de Castilla-La Mancha.

El PRIMER TRAMO tiene 250 kilómetros y pasa por MORA, LA GUARDIA, ALCÁZAR DE SAN JUAN, EL TOBOSO (la localidad de Dulcinea) y BELMONTE entre otros. 

Podemos comenzar nuestra andadura eligiendo entre dos caminos: el del Norte, donde se pueden visitar las lagunas de Longar y de Lillo, y el del Sur, por MascaraqueTembleque. Para ello debemos tomar las carreteras A-45 y la N-401, así como diferentes carreteras comarcales. Este tramo conecta con el segundo, el séptimo y el octavo recorrido.

Tras visitar Toledo, nos adentramos en la carretera del valle que bordea el río Tajo. Antes de llegar a Mora divisamos y admiramos Cigarrales de Toledo, Cobisa, Burguillos de Toledo, Nambroca, Almonacid de Toledo y Mascaraque, localidades típicas del paisaje manchego.

Al alcanzar Mora  sentimos que hacemos un viaje en el tiempo para vivir una experiencia única en esta pintoresca localidad con gran tradición en el cultivo y elaboración del aceite de oliva. Sus primeras referencias escritas se encuentran asociadas al castillo de Peñas Negras, construido el siglo XII. Al dejar el pueblo encontramos la Ermita de Nuestra Señora la Antigua.

El segundo recorrido es de 68 kilómetros, pasa por las localidades de La SolanaTurleque (donde se encuentra el embalse de Finisterre), TemblequeEl Romeral

Nuestra próxima parada  Villacañasestá rodeada de pequeñas sierras que contienen uno de los parques eólicos más importantes de Castilla-La Mancha. Este tramo de 51 kilómetros pasa por la laguna de Altillo Grande.

En La Guardia, romanos, visigodos y musulmanes poblaron este pequeño municipio convirtiéndolo en fortaleza natural. Hasta que lleguemos a nuestro próximo destino, nos podremos deleitar con un paisaje lleno de campos de olivos y humedales, típicos de la zona. 

Mascaraque  es una pequeña población de no más de 500 habitantes donde podemos visitar la Ermita de los Cristos y el cementerio de Nuestra Señora de Gracia. Este pueblo manchego con orígenes en la época musulmana, no aparece documentada hasta 1150 por medio de unos escritos de Alfonso VII. 

El siguiente municipio donde haremos un alto es Campo de Criptana, los sitios más interesantes de esta localidad son la bella Sierra de los Molinos, donde podemos dejarnos llevar por la imaginación y reconocer los escenarios de la obra de Cervantes. También la Iglesia del Convento de Carmelitas, del siglo XVI, y las ermitas de la ciudad que son un claro ejemplo de la arquitectura popular de la zona.

Retornamos en el camino hacia Mascaraque para proseguir la ruta, nos dirigimosa uno de los pueblos más conocidos de la obra literaria. El Toboso, conocida por ser la localidad de Dulcinea, la amada de Don Quijote.

Antes de llegar a El Toboso e imaginarnos a Dulcinea representada en alguna bella muchacha del lugar, la ruta nos lleva hasta las Lagunas de Peña Huesca y la reserva natural de Las Yeguas, sin duda dos paisajes espectaculares donde es recomendable admirar la flora y la fauna de lugar. 

Seguimos hasta Quintanar de la Orden, conocido en la época medieval como El Toledillo. Una pequeña aldea que había sido repoblada por mozárabes toledanos. Cuando su población y actividad fue creciendo adquirió su actual nombre. Siguiendo nuestra ruta, disfrutaremos de las maravillosas vistas que nos regalan los extensos viñedos y los molinos que rodean a Mota del Cuervo, que sin duda nos harán sentir como  los personajes de la novela de Cervantes.

Proseguimos nuestro viaje hacia De Belmonte, donde destacamos el monumental castillo de esta pequeña localidad de no más de 2.500 habitantes. Desde aquí podemos acercarnos a La Colegiata de San Bartolomé y el convento de los Jesuitas. 

Estos pueblos nos invitan a contemplar su riqueza paisajística y monumental. Fuenteelespino de Haro, Osa de la Vega y Villaescusa de Haro, así como la Laguna de Capellanes y el Cerrillo de la Cruz son algunos ejemplos donde podremos tomar magnificas fotos de la estampa castellana. Por otro lado, si deseamos perdernos en un paisaje totalmente diferente, los montes arbolados, la silueta del río Zancara de la pequeña localidad de Carrascosa de Haro, y el cercano Castillo de Haro nos deleitarán con otra estampa.

Antes de llegar al final de esta primera ruta, otro hito de gran valor y belleza paisajística nos vendrá dado por la Dehesa de Alcahoza

Con nuestra llegada a San Clemente, culminamos este primer recorrido, visitando la noble, y señorial villa manchega, donde podemos disfrutar del espíritu renacentista manchego en su arquitectura civil y religiosa. Tras la conquista cristiana, San Clemente fue el centro administrativo de toda La Mancha conquense. Reponemos fuerzas, visitamos su conjunto histórico, el Castillo de Santiago de la Torre y la Iglesia de Santiago Apóstol, y nos preparamos para afrontar el segundo tramo de esta ruta.

El SEGUNDO RECORRIDO que compone esta ruta tiene una extensión de 143 kilómetros. Desde San Clemente el tramo se bifurca en tres ramales por los que continuar la ruta, aunque el más aconsejable es el que continúa en la localidad de Socuéllamos. Pasa por municipios como PEDRO MUÑOZ, LAS MESAS y OSSA DE MONTIEL, entre otras.

El acceso a la ruta por San Clemente es en la N-430, para después tomar camino a Socuéllanos y El Toboso. A la altura de El Pedernoso se toma la CM-3102. Este tramo conecta con el primer tramo, el tercero, el sexto y el séptimo. 

Los seguidores de Don Quijote estarán encantados de encontrarse en Ossa de Montiel con la cueva de Montesinos, en la que se localiza uno de los pasajes más importantes de la novela. En este capítulo Don Quijote relata a Sancho Panza las visiones mágicas que vio en la cueva. 

El punto de partida de esta ruta es San Clemente, donde podremos disfrutar del renacentismo manchego. Tras la conquista cristiana, San Clemente fue el centro administrativo de toda La Mancha conquense. Esto es la principal causa del desarrollo urbanístico de la ciudad. Los monumentos que habrá que visitar son su conjunto histórico, el Castillo de Santiago de la Torre y la Plaza Mayor

La próxima parada será Socuéllamos en Ciudad Real. Un interesante pueblo que alberga siglos de historia con asentamientos desde la época prerromana, pero que tras la reconquista cristiana comenzó su repoblación, sobre todo porque su situación geográfica era de gran importancia estratégica.

Además esta zona se distingue por su rica gastronomía, ejemplo de ello es el Queso Manchego;  tierno, semicurado, curado o en aceite se convierte en un excelente aperitivo, pero también en un delicioso postre. Cuenta con Denominación de Origen (y lo encontramos en Ciudad Real, Cuenca, Toledo y Albacete). 

El Toboso que como antes mencionábamos, debe su fama a la amada de Don Quijote, Dulcinea. Se cree que Cervantes sacó la inspiración en este personaje de Doña Ana Martínez Zarco de Morales, quien vivió allí durante el siglo XVI. Será una buena ocasión para preguntar a los lugareños por esta leyenda. Antes de llegar al pueblo, la ruta cruza el río Zancara y nos lleva hasta las lagunas de Alcahozo y Manjavacas, esta última con una ermita en sus cercanías. 

Proseguimos nuestra hazaña en Ciudad Real y llegamos a Pedro Muñoz, en la cuenca del río Guadiana, el río Zancara. A principios del siglo XX comenzó su desarrollo, gracias a la industria del vino. De esta época son algunos edificios como por ejemplo el ayuntamiento.

Y de allí a una localidad con gran tradición agrícola como El Pedernoso, pueblo de origen medievo que se encuentra equidistante de dos grandes capitales de provincia: Valencia y Madrid. 

El trayecto de Las Mesas conduce de nuevo a San Clemente, para coger luego la ruta en dirección a Villarrobledo. Aunque su situación geográfica parece privilegiada, en pleno corazón de La Mancha, hay que tener en cuenta que las vías de comunicación son muy primarias y esto puede traernos dificultades. 

Podremos parar para reponer energías en los merenderos que hay en las cercanías. Tras atravesar el puente sobre el río Záncara y antes de regresar a San Clemente, se encuentra el Castillo de Santiago de La Torre

Llegamos a Villarrobledo,  antiguamente conocida como Villarejo de San Nicolás. Una ciudad industrial, relacionada principalmente con el sector primario, debido a la riqueza agrícola de sus campos. Seguimos hasta Ossa de Montiel donde podremos ver el Parque Natural de Lagunas de Ruidera, uno de los conjuntos lagunares más bellos de toda la Península, lugar de paso para las aves migratorias que viajan entre Europa y África. Allí se encuentra la cueva de Montesinos, que tantos quebraderos de cabeza le dio a Don Quijote. 

Por último, Villanueva de los Infantes,  donde se han encontrado vestigios que hablan de asentamientos durante la Edad del Cobre y del Bronce, pero no fue hasta los romanos cuando la ciudad cobró relativa importancia. De esa época, la ciudad conserva restos de la calzada romana así como del puente de Treviño

Con este paseo cultural terminamos el segundo tramo de nuestra ruta.

El TERCER ITINERARIO da comienzo en la ciudad monumental de Villanueva para llevarnos por las llanuras manchegas a través de ALMURADIELVALDEPEÑAS entre otros municipios. 

La distancia total del tramo es de 200 kilómetros y el acceso a la ruta se realiza por la CM-412 y algunos tramos que enlazan con la A-IV. Este tramo conecta con el segundo, el cuarto, el sexto y el octavo. 

Empezamos en Villanueva de los Infantes, que tras ser destruida durante la ocupación árabe, fue recuperada por los cristianos bajo el nombre de Jamila. En el siglo XV, el infante de Aragón concedió a la localidad la jurisdicción de villa independiente. Los lugareños, agradecidos al por el gesto, cambian de nuevo el nombre a su localidad por el que hoy tiene. 

La historia de Castellar de Santiago, nuestra segunda parada, se remonta a los primeros asentamientos en la Península, ya que un lugar propicio para el movimiento de pequeños núcleos de habitantes. 

El siguiente paso es Almuradiel, una localidad del año 1781, cuando Carlos III autoriza la repoblación de Sierra Morena y necesita abrir un paso por Despeñaperros para comunicar Andalucía con Castilla-La Mancha. Durante la Guerra de la Independencia, las tropas francesas provocaron grandes destrozos en esta pequeña localidad, sobre todo en su iglesia principal. Actualmente es una localidad pequeña, con menos de 1.000 habitantes, rodeada de un bonito paisaje serrano.

Torrenueva llamada Edeba hasta la Edad Media cuando se pobló y tomó el nombre de Torrenueva. Actualmente es una localidad con más de 3.000 habitantes que cuenta con una interesante arquitectura civil y religiosa. También siguiendo el camino podremos observar los viñedos que inundan el paisaje. 

Valdepeñas, nuestra próxima parada, es sin duda conocida por su vino al que da nombre. No dudes en saborear los caldos que da esta tierra. También os recomendamos probar las migas con uvas, una caldereta de cordero o peras al vino. De su historia destacamos que en 1808, cuando las tropas francesas ocupaban la Península, los habitantes de Valdepeñas se resistieron a las tropas napoleónicas, impidiéndoles el paso hasta Bailén, donde se celebraba la mítica batalla de las Navas de Tolosa. El resultado de la misma, con la victoria del General Castaños, cambió el rumbo de la ocupación francesa y propició su marcha. 

Manzanares, centro de la comarca, fue cruce de cañadas para el ganado que fue el gran impulso de la economía de La Mancha, y los que confundieron a Don Quijote haciéndole creer que era un ejército de caballeros y gigantes. 

Almagro, situada en el Campo de Calatrava, es una ciudad monumental y por ello ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico. La recuperación que ha realizado de su patrimonio y al ser ciudad de la cultura y del teatro, hace de esta localidad una visita imprescindible. Además en Almagro no podemos perder ocasión de saborear un plato único: sus berenjenas, que se caracterizan por ser más pequeñas que las berenjenas habituales y se presentan aliñadas o rellenas.

Llegamos al CUARTO RECORRIDO, uno de los más bellos de toda la ruta, ya que pasa por sierras, lagunas, montes y bosques de encinares. Tiene una extensión de 198 kilómetros y tomando como salida Puertollano, el comienzo de la ruta se realiza por la N-420. Este tramo conecta con el tercero y el octavo. 

Partimos de Puertollano, cuya actividad económica venía dada por la agricultura, ganadería, fabricación de paños y alfarería hasta que se dio la extracción del carbón. Esta contribuyo a la repoblación de la ciudad y sus alrededores. La primera constancia que existe sobre la ciudad data de 1245, por lo que está ligado al proceso repoblador que sufrió Castilla-La Mancha durante el siglo XIII. La gastronomía de esta ciudad se basa en los productos de la tierra y, entre sus platos típicos, destacan los elaborados a base de carne de caza (perdiz, jabalí), otros con conejo y cordero. 

Nuestra próxima parada es Los Pozuelos de Calatrava, ciudad situada en una zona de humedales de origen volcánico próxima a la laguna de Argamasilla y de Carrizosa. La laguna más cercana a la localidad es la de Pozuelo, también conocida como la Inesperada, con una superficie de 45 hectáreas. 

Muy cerca de Los Pozuelos de Calatrava está Caracuel y su castillo. Esta comarca situada en una zona volcánica declarada Monumento Natural, debido a su interés y riqueza medioambiental y que además destaca a nivel patrimonial por ser zona de castillos.

Nuestra próxima parada, Poblete, fue en la Edad Media una aldea que dependía del cercano Castillo de Alarcos. Hasta muy avanzado el siglo XVII era solo considerado como un cortijo en el que apenas había viviendas. Fue entonces cuando los labradores solicitaron al ayuntamiento la posibilidad de construir casas para que se facilitara su labor. Poblete obtuvo su independencia como localidad en 1843. 

Seguimos hasta Fuencaliente,  un pueblo que debe su nombre al manantial de aguas termales. Sobre este manantial se construyó la ermita y alrededor de ella el pueblo. 

De ahí a Minas de Horcajo, que es un pequeño pueblo de pocos habitantes que se encuentra en la ruta de camino a la Sierra del Torozo, la cumbre principal de la Sierra de Gredos. Por el camino, la ruta pasa por los arroyos de Zarzoso y del Pilar hasta llegar a la localidad de Bienservida, donde se encuentra el yacimiento arqueológico de Sisapo. Cruzando el río Cabra se accede al paso para subir a la Sierra del Torozo. 

Las dos últimas paradas de esta ruta son Villanueva de San Carlos  y Valenzuela de Calatrava, en esta última podremos admirar un castillo árabe construido en el siglo XII y que dio origen a este pueblo. 

No dejes la región sin probar los platos típicos a base de caza como el tasajo de ciervo o el ajo braguetero. Además son muy populares los chorizos de ciervo y las gachas de matanza.

El QUINTO TRAMO comienza en ALBACETE, la ciudad más poblaba de Castilla-La Mancha. 

Comenzamos la ruta en Albacete, que proviene de la palabra árabe Al-Basit que significa llanura. Es una ciudad del período prehistórico y preromano. Fue reconquistada en 1241 por los cristianos y pasó a manos del concejo de Alarcón, que tenía la sede en Cuenca. En 1833 se estableció como la provincia de Albacete y Albacete, su capital. Antes de seguir la ruta, podemos aprovechar para visitar el Museo Provincial de la ciudad o la Catedral. 

Partiendo desde Albacete, se accede a la ruta por la A-31 y será necesario conectar luego con la N-430 y la N-322. A la altura de El Ballestero y Povedilla, el viajero puede conectar con el tramo seis de la ruta. El tramo tiene una extensión de 112 kilómetros. En su recorrido nos adentramos en la Sierra de Alcaraz hasta alcanzar los límites de Sierra Morena.

La segunda parada de este itinerario es Casa de Lázaro, un pequeño pueblo que tiene 500 habitantes y que está bordean los ríos Montemayor y Masegosa, lo que os permite disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor, ya que aseguran los lugareños que esta agua son curativas.

Seguimos hacia Alcaraz, localidad que tiene sus orígenes en la ocupación musulmana de la Península. Ellos fueron los que construyeron los muros que rodean la parte alta de la ciudad. Está entre las sierras de Alcaraz y del Segura. La ciudad es interesante sobre todo por el casco urbano, donde las protagonistas son la Plaza Mayor, la Torre del Tardón o la gran calle Mayor, poblada de casas blasonadas. 

Llegamos a Vianos, la más tradicional en cuanto a sus construcciones de tipo popular como sillarejos, tapiales encalados, cal y cantos. Un paseo por este municipio será el plan perfecto antes de dirigirnos a Salobre, un  pueblo que está en el valle que forman los ríos Salobre y Ojuelo. Continuamos la ruta cruzando la Sierra de Alcaraz antes de llegar a Bienservida, un pueblo de unos 1.000 habitantes que será la última parada de este quinto tramo de la ruta. Lo más interesante que podemos visitar es una iglesia Parroquial del siglo XVI que guarda en su interior un interesante establo. Esta localidad está poblada desde la época de los íberos y entre sus vestigios del pasado destaca una curiosa escultura de un león que sostiene entre sus patas delanteras una cabeza masculina con barba. Esta escultura se puede ver en el Museo de Albacete.

El SEXTO TRAMO de la ruta es uno de los más extensos, con 194 kilómetros; que comienza en la provincia de ALBACETE y termina en la de CIUDAD REAL.

Desde La Roda, se toma la A-31 y posteriormente la N-301 para completar el recorrido, que atraviesa los campos de Montiel hasta llegar a San Clemente. En este punto, la ruta se bifurca: el primer ramal nos conduce a Bonillo y El Ballestero, tierra de lagunas, con la impresionante Laguna Blanca. Este tramo conecta con el segundo, tercero y quinto. El segundo nos conduce a Alcaraz, siguiendo el río Guadinana, para finalizar el recorrido en AlbaladejoVillamanrique. Si viajamos durante el otoño, observaremos el tono violeta que toma el campo plantado de flores de azafrán. 

Empezamos en La Roda, tras pasear por sus principales calles declaradas conjunto histórico-artístico en 1973. La localidad conserva en su parte antigua, dentro de un marco ambiental de calles y plazas de acusado tipismo y casas blasonadas, una destacada riqueza histórica y artística. Destacan en este conjunto la Iglesia parroquial de El Salvador, de estilo renacimiento español, edificada sobre restos de estilo gótico; el llamado lienzo de Doña Ana, uno de los monumentos de mayor abolengo arquiteotónico, de estilo plateresco próximo al alto renacimiento; la casa del Inquisidor, la del General Latorre, la casa llamada de Alcañabate, construcción del siglo XVII, de finales del alto renacimiento, que a su valor arquitectónico une el histórico y sentimiental de haber pernoctado en ella Santa Teresa de Jesús; la del Doctor La Encina, auténtico palacio con hermosa portada y escudo, y la de la Condesa de Villaleal, cuyo estilo corresponde a la segunda mitad del siglo XVI, con hermosas rejas y balconajes.

La próxima localidad, Munera es una parada obligada para los amantes de la historia y donde se pueden visitar diversos yacimientos arqueológicos prehistóricos y romanos ya que cruzaba una vía romana, la llamada Camino Real, que atravesaba la región de sureste a noroeste. 

Seguimos hasta San Clemente, una noble, elegante y señorial villa manchega. Allí podremos disfrutar de su arquitectura civil y religiosa del renacentismo manchego. Tras la conquista cristiana, San Clemente fue el centro administrativo de toda La Mancha conquense. Su conjunto histórico, el Castillo de Santiago de la Torre y o la Plaza Mayor son solo tres ejemplos de los monumentos de esta localidad. 

El Bonillo, en pleno campo de Montiel, es una reserva natural de especies protegidas entre ellas la avutarda, el ave de mayor peso de Europa y muy característica de las llanuras. Después de haber observado en el cielo algunas de estas aves, nos vamos a Lezuza, donde visitar la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción del siglo XVI y la ermita del Cristo del siglo XVII.

El Ballestero es nuestra próxima parada. Un pequeño pueblo de Albacete que esconde muy cerca un gran paraje natural. Antes de llegar al pueblo, se puede disfrutar de las concentraciones de sabinas, árboles que no hace mucho corrían peligro de extinción. 

Llegamos a Alcaraz, cuyo origen está en la ocupación musulmana de la Península. Destaca el núcleo antiguo de la ciudad, declarado Conjunto Histórico-Artístico; dominando el conjunto, en su plaza destacan las Torres del Tardón (del reloj) y de la Trinidad. En las afueras se encuentra el castillo de Alcaraz, el castillo de Cortes y la Torre de Gorgoj. De allí a Albaladejo cuyos orígenes se remontan al Paleolítico. El nombre de Albaladejo puede tener relación con el nombre árabe “Al-Balat”, que significa el camino. 

Por último, Villamanrique, situado al sur de Ciudad Real, en la meseta de Sierra Morena y que es el último pueblo de la provincia. En sus orígenes se llamó Belmonte de la Sierra. Fue en 1474 cuando el maestre Rodrigo Manrique le otorgó el privilegio de villa y le cambió el nombre.

Este SÉPTIMO RECORRIDO de la ruta del Quijote recorre los MANANTIALES, RÍOS y LAGUNAS de la región y contrasta con la imagen de una Mancha seca y árida. 

Empezamos en Campo de Criptana, situada en el centro de la llanura manchega y es conocida por sus molinos de viento. Llegó a contar con 34 molinos pero en la actualidad solo conserva 10. El más conocido se llama Burleta. Desde allí cruzamos el puente de San Benito en dirección Argamasilla de Alba. Por el camino podemos observar los bombos manchegos, construcciones abovedadas que guardan en su interior una chimenea, un camastro y pesebres para el ganado. 

Argamasilla de Alba es parada obligada. Dice la leyenda que fue aquí donde Miguel de Cervantes, preso en la Cueva de Medrano por un presunto lío de faldas, empezó a escribir la novela de Don Quijote. El tramo continúa hacia las Lagunas de Ruidera, Parque Natural en el que disfrutar de la flora y sobre todo la fauna del lugar. No es difícil escuchar y vislumbrar al aguilucho lagunero, que cría en la zona, así como alcaravanes, sisones o bandos de gangas y ortegas.

Antes de llegar a La Solana, pasamos por Tomelloso donde encontraremos numerosos viñedos y pinares hasta la última parada. Es una localidad en constante evolución que, lenta aunque progresivamente, va aumentando su población año tras año. Aquí no podemos perdernos la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora el Ayuntamiento y la Posada de los Portales forma parte de los edificios emblemáticos de la Plaza de España. Pero además es imprescindible visitar el Museo de Antonio López Torres y el Bombo del Museo del Carro, Se trata de una construcción rural, típica del municipio de Tomelloso y alrededores, destinada a alojar a los labradores y sus familias además de los aperos de labranza y animales cuando las tareas del campo requerían de su presencia. Su forma es más o menos circular, los muros son muy gruesos y está cerrado por una preciosa falsa bóveda. Está construido en mampostería con piedras calizas que llaman lajas o lanchas, que se superponen sin ninguna clase de cemento hasta el cierre final. La puerta de entrada puede ser con dintel o de arco de medio punto, orientada al sur. Tiene además una chimenea. Estos son los dos únicos vanos al exterior.

Llegamos al OCTAVO TRAMO de esta ruta. Tiene una extensión de 180 kilómetros y recorre las provincias de Toledo y Ciudad Real. Tomando como punto de partida ALMAGRO, se coge la CM-412 para comenzar el recorrido. Conecta con el primer tramo, el tercero y el cuarto. 

Almagro es una ciudad situada en el Campo de Calatrava y obtuvo la calificación de Conjunto Histórico Artístico en 1972. De ahí continuamos el camino hasta Ciudad Real, localidad fundada en 1255 por el rey Alfonso X el Sabio sobre un antiguo asentamiento que se conocía como Pozo Seco de Don Gil. Su paisaje destaca por la silueta de sus volcanes. 

La siguiente parada es en Daimiel o Daymiel, como se escribía hace siglos, que tiene relación con la palabra griega Limneoeon y significa pueblo cerca de las lagunas. Está en la comarca del Campo de Calatrava y es importante por sus vinos. Continuamos hasta Malagón, que se encuentra muy cerca del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y del Parque Natural de Cabañeros. Al estar tan cerca de Ciudad Real, apenas 35 kilómetros, acerca las ventajas de la capital a esta pequeña población. 

Avanzamos el camino hacia Consuegra,  donde podremos visitar los molinos de viento, situados en la parte alta de la ciudad. Al entrar en sus calles y alzar la vista, los molinos dibujan la silueta del pueblo y con esa visión, no es de extrañar que más de uno termine confundiéndolos con gigantes como Don Quijote. 

Nuestro próximo destino será Villarta de San Juan, aunque hay muy poca información sobre sus orígenes, podemos identificar sus restos romanos con la mansión de Murum y su puente romano consolidado en el Medievo. 

Pasamos también por Puerto Lápice, forma parte de la región que produce cuatro de los más excelentes productos de Castilla-La Mancha: azafrán, queso, vino y aceite de los Montes de Toledo. Así que lo mejor es parar unas horas a degustarlos. 

Seguimos hasta la localidad de Fuente el Fresno situada a las faldas de la sierra de la Caldrina y su principal atractivo se encuentra en el acueducto romano de Fuentesecas. En este pueblo hay miles de arroyos y riachuelos, entre los que destacan el arroyo de los Fresnos, el de Cambrón y el de Retamar. 

Para terminar este tramo entramos en Mascaraque, cuya historia se remonta a la época musulmana. Es una pequeña población de menos de 500 habitantes y cuenta con una pequeña ermita, la de los Cristos, y el cementerio de Nuestra Señora de Gracia. 

Al salir de este municipio podemos contemplar los paisajes de la laguna Larga y la de Taray, antes de encontrarnos con los molinos que dan la bienvenida a Campo de Criptana.

Esta ruta cruza la comarca de la Sabra, al norte de la provincia de Toledo, para conocer y descubrir la casa que ocupó en vida Miguel de Cervantes. Es el trayecto más corto de toda la ruta del Quijote, únicamente 28 kilómetros si se hace entero y apenas 16 si no se pasa por Ugena. Desde la A-42 o la N-IV, conecta con la localidad de Esquivias por la CM-4010. Pasa también por la ciudad de Illescas, para finalizar en el Parque Arqueológico de Carranque. Al encontrarse al norte de Toledo, no tiene conexión con otras rutas. 

Comenzamos el itinerario en Esquivias, su nombre es de origen germánico y significa “lugar extremo o alejado”. Si echamos la vista atrás podemos ver que son muchos los pueblos que durante siglos la han poblado. Desde el Paleolítico, hasta la cultura celta, romana, visigoda e islámica han ido dejando su sello en esta localidad de menos de 5.000 habitantes. 

Llegamos a la pequeña población de Yeles, rodeada de hermosos olivares. Sus orígenes quedan marcados por restos celtas, romanos, visigodos y mozárabes. A escasos kilómetros se encuentra la ciudad de Illescas. En esta bonita localidad, hay que destacar el campanario de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, conocido como la Giralda de la Sagra y algunos cuadros de El Greco que se conservan en el hospital-santuario de la Caridad. 

Llegamos finalmente al pueblo de Carranque, una hermosa localidad por la que pasa el rio Guadarrama, afluente del Rio Tajo. Aquí podemos ver perdices, tórtalas, cernícalos y hasta urracas. Cerca de esta localidad se encuentra la villa romana de Materno, descubierta en 1983 , que es famosa por sus mosaicos. 

Para comer, nada mejor que los cochinillos asados en horno de leña, acompañados del pan generoso y tierno que se cuece con la harina fabricada en la región. Las perrunillas y las pastafloras son dulces típicos que abrirán el apetito para probar los duelos y quebrantos que degustaban Sancho y Don Quijote en sus andanzas en La Mancha.

El ÚLTIMO TRAMO de la ruta tiene 63 kilómetros de extensión. Saliendo de FUENSAVIÑAN y con destino ATIENZA, el camino pasa por la carretera provincial GU-928 para conectar posteriormente con la A-II. Este tramo, situado en el límite norte de Castilla-La Mancha, no tiene conexión con otros tramos de la ruta. 

Este tramo tiene dos variantes. Desde Sigüenza a Valdelcubo y Alcuneza o de Sigüenza hasta Atienza. 

La ruta comienza en Fuensaviñán, al norte de Guadalajara, a tan solo 16 kilómetros de Sigüenza. Enclavada en el Parque Natural de Barranco del Río Dulce, es un lugar muy apropiado para excursiones y senderismo, y famoso por la preparación de un exquisito cordero. Al atravesar el parque, la ruta nos conduce hasta Sigüenza. Etimológicamente, Sigüenza es "la que domina el valle". Puesto que se encuentra enclavada en un lugar estratégico sobre la calzada romana del Henares y, a la postre, cumpliría adecuadamente su función militar y defensiva en el medievo, lo que le confirió supremacía sobre los demás lugares del valle. Sigüenza está ubicada en el alto valle del Henares. Romanos, visigodos, árabes y cristianos han dejado su sello inconfundible en una localidad que aún guarda el encanto de su etapa medieval. La Sigüenza de hoy en día ofrece una gran oferta cultural, con gran patrimonio histórico y artístico. 

Si queremos ir por Valdelcubo, nos encontramos con una pequeña aldea que está situada a 1.077 m. de altura sobre el nivel del mar. Su población es muy pequeña, no más de 100 habitantes, pero cuenta con una interesante iglesia construida en el siglo XVIII.

A muy pocos kilómetros se encuentra Sienes y, tras pasar el cruce con el camino de los molineros, se llega a la localidad de Alcuneza. A las afueras de esta localidad se encuentra el Castillo de Guijosa, cuya construcción de la segunda mitad del siglo XIV. 

Si tomamos el camino hasta Atienza, descubriremos en el camino el Castillo y muralla de Palazuelos y las Salinas de Imón, de origen romano, y que fueron en su tiempo las más importantes de toda la Península. Al alcanzar esta población declarada Conjunto Histórico-Artístico con una densa historia que se remonta a los celtíberos. Romanos, árabes y cristianos poblaron sus calles en su larga historia y hoy, es ejemplo de una vieja ciudad castellana, que tuvo su época de esplendor en el siglo XIV.

Localización

Latitud: 39.857013   |   Longitud: -4.025266

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Valoracion de los usuarios: 3.2 / 5

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.  

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717