TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • TURINEA Card
  • Monplanar

Ruinas del Convento de San Román del Valle

Ruinas del Convento de San Román del Valle

Ruinas del Convento de San Román del Valle

Aunque ya no tiene la importancia artística que tuvo antaño, mantiene el interés suficiente para merecer su perduración. En la actualidad, presenta una apariencia desoladora debido a que a duras penas se mantienen los muros que guardan un interior castigado por el tiempo. Y en el cual, la falta de tejado ha permitido el derrumbe completo, así son testigos varias vigas quebradas que cuelgan de la altura peligrando caídas progresivas.

Fue un importante centro franciscano, el cual tuvo a su cargo el culto de la venerada imagen de Nuestra Señora del Valle. El convento se deshizo rápidamente tras la exclaustración, reaprovechándose sus piedras para construcciones del pueblo. La iglesia duró mucho más, permaneciendo íntegra hasta pasada la primera mitad del siglo actual, pues siguió como frecuentado santuario, centro de devoción mariana de la comarca. Si interior contenía como preciada joya un lujoso artesonado ochavado, con pechinas de lazo y paneles de tracerías góticas. Contaba con una rica policromía, predominando el oro y el rojo. En su base destacaba un ancho friso de yeso profusamente tallado. Era por tanto, una de las armaduras gótico-mudéjares mas hermosas de la provincia Pese a no hallarse aquí, no ha desaparecido, pues al construirse el parador de turismo de Benavente se instaló en la torre del Caracol del viejo castillo,arrancándose del lugar para el que fue creada con la prístina disculpa de que el santuario estaba semiabandonado y mostraba incipiente ruina. Al ser desmontada esta techumbre, la cual cubría la capilla principal, ninguna otra se puso como sustitutiva y todo lo demás lentamente fue hundiéndose. Ahora, con las puertas reventadas, entramos en una amplia nave cubierta por los derrumbes pertenecientes a las bóvedas del siglo XVIII, en una lastimosa destrucción que aún no ha hallado un equilibrio estable; ya hemos señalado los pedazos de vigas colgando, moviéndose peligrosamente incluso con leve viento.

Tras superar nuestra impotencia ante tanto abandono, recordamos que fue panteón de los primeros condes de Benavente, de los cuales hubo varios sepulcros al lado de la capilla mayor, en los que lucían con orgullo los blasones de los Pimenteles. Contemplamos ahora la única parte que aún se muestra altanera, la fachada principal. Se proyecta coronando corta pero difícil cuesta, ganando con ello majestuosidad. Conserva bien su estructura, realizada fundamentalmente en manpuesto, contando con cantería en las esquinas y partes decoradas. Son estas partes, una gran puerta de medio punto enriquecida con imposta que enlaza a dos pilastras cajeadas, las cuales terminan en un acusado entablamento que parte la fachada en dos mitades. Por encima vuelven a aparecer de nuevo otras dos pilastras mas cortas, en línea con las inferiores, sirviendo de marco al cuerpo central. Allí vemos una gran ventana junto a dos hornacinas vacías, además de quebrada decoración continuada encima por florones y blasón junto a otro alto nicho ya bajo el ángulo de remate. Complemento esencial es el esbelto campanario situado al lado derecho y alzado posiblemente al mismo tiempo y con el mismo estilo. Tras un desarrollado cuerpo bajo, levemente dividido por mínimo resalte, se eleva, tras moldura sobrevolada, el cuerpo de las campanas creado con cuidada sillería, lanzando un arco en cada cara con marco lateral. Como coronamiento existe un bulboso chapitel cupulado de planta cuadrada, al cual le falta el remate superior. Guardan estos restos porte suficiente para mostrar una monumentalidad digna de protección, ya que es una de las fachadas de calidad mas notable entra las no medievales de toda la provincia.

Situado todo ello en las cercanías del pueblo, pero lo suficientemente alejado para estar ya, en pleno campo, se rodea de un agradable paisaje con despejadas vistas, las cuales se engrandecen si ascendemos a lo alto del cerro situado a sus espaldas. Allá arriba topamos con una cruz de piedra, conocida como la Cruz Verde. Está recortada en una gruesa losa en la cual se formó con dificultad el signo cristiano. Inclinada y humillada por olvidos y abandonos, ya no ofrece la verticalidad soberbia que poseyó en origen.

Al volver al pueblo comprobamos que no es la única esta ruina. La ermita situada a la salida por el otro camino es también un desolado abandono. Nunca fue sólida, los materiales con los que fue construida era tapial y adobe, pero su endeble consistencia cayó por la desidia y el abandono. Otro tanto pasó con la primitiva iglesia parroquial, también desmantelada, por lo que hubo que construirse una nueva. De la antigua permanece la gran espadaña, recio paredón de acusada fortaleza siguiendo estilo común a muchas mas de lugares cercanos, pero carente de cualquier delicada finura, imposible de conseguir con la áspera piedra y el rojizo mortero utilizados en su alzado. A pesar de la dignidad del edificio recién hecho, no se llega a alcanzar el ambiente cargado de espiritualidad que encerraron los otros quebrados muros, dignificados por la tradición acumulada. 

Localización

Latitud: 42.073762   |   Longitud: -5.718169

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Valoracion de los usuarios: 5.0 / 5

Contacto

Ruinas del Convento de San Román del Valle

Rutas relacionadas

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717