TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • App Rutas Divertidas
  • TURINEA Card
  • Monplanar

Monasterio de San Martín Pinario

Monasterio de San Martín Pinario

Monasterio de San Martín Pinario

El conjunto, que ocupa unos 20.000 metros cuadrados, es una de las mayores construcciones de este género que existen en España y actualmente alberga el Seminario Mayor y un establecimiento hostelero. Además, cuenta con un museo con exposición permanente, incluyendo la iglesia con retablos y la sillería del coro.

El Monasterio de San Martín Pinario se levanta fastuoso en la plaza de la Inmaculada, a escasos metros de la fachada de Azabachería de la Catedral de Santiago. Comenzó a construirse en el último tercio del siglo XVI y finalizó dos siglos más tarde, a finales del XVIII. A mediados del siglo XIX dejó de ser monasterio y, en la actualidad, es la sede del  Seminario Mayor de la Archidiócesis de Santiago, del Instituto Teológico Compostelano y de la Escuela Universitaria de Trabajo Social, dependiente de la Univesidad de Santiago, y del Archivo Diocesano. Parte de sus instalaciones están dedicadas a residencia universitaria y a diferentes dependencias administrativas relacionadas con la Iglesia, además de a hospedería. El monasterio es, junto con la Catedral, el conjunto más valioso del barroco gallego, y el segundo más grande de España, después del de El Escorial (Madrid).

Los orígenes de la comunidad no se conocen, pero se supone que están vinculados a la aparición de los restos del Apóstol. Sí se sabe, no obstante, de la existencia de un edificio primitivo en el mismo lugar, de factura románica, y del que no quedan apenas restos. Los escasos elementos arquitectónicos que sobrevivieron al tiempo, se aprovecharon para la cimentación del actual edificio, como se puede apreciar en algunos muros exteriores.

EL MONASTERIO

El monasterio es de gran sencillez y frialdad de líneas, sólo interrumpidas por la fachada, a la que se accede por una gran escalinata desde la plaza de la Inmaculada y dejando de espaldas la Catedral, a escasos metros.

La fachada se divide en tres partes con un eje central flanqueado por dos grandes lienzos de cuatro pisos. La torre de cinco cuerpos contribuye a romper su monotonía. La portada barroca ubicada en el centro, con un vano de entrada adintelado, está custodiada por dos parejas de enormes columnas toscanas. Encima se encuentra la estatua de San Benito y el balón volado. En la parte superior destaca la estructura añadida por Fernando de Casas en 1738, con el escudo de España entre vieiras y la figura de San Martín de Tours compartiendo su capa con un pobre.

El monasterio cuenta con dos claustros. El llamado de las Oficinas y el de la Portería o de las Procesiones, que es el principal.

El claustro de la portería, en altura, presenta dos plantas unidas por columnas emparejadas de orden toscana gigante que arrancan de una elevada base, a modo de plinto, ligeramente hundida. La primera planta está organizada por seis arcos de medio punto y, en el superior, hay balcones de vano adintelados, con parejas de columnas dóricas de gran tamaño en los espacios intermedios. Este claustro se cierra con la torre-campanario construida al noroeste. El centro está ocupado por una gran fuente, que fue trasladado de un patio vecino. Inicialmente atribuida a Casas y Novoa, parece ser que la fuente fue construida por fray Gabriel de Casas.

El claustro de las oficinas, que inició Lechuga en 1626 y concluyó Fernando Casas y Novoa en 1743, presenta dos plantas unidas por columnas emparejadas. Su concepción se separa del que presenta el claustro grande. En forma de rectángulo, cuenta con seis tramos en los lados mayores y cuatro en los menores, que están separados por columnas emparejadas, que unen los dos pisos.

LA IGLESIA

La construcción del monasterio comenzó poco después de que el cordobés Juan de San Clemente fuese nombrado arzobispo de Santiago (1587), en una época especialmente difícil. El desastre de la Armada Invencible y la amenaza de Drake, impulsaron al arzobispo a ocultar las reliquias del Apóstol “para que no sea profanado por estos bárbaros herejes” y también a construir un apropiado sistema de murallas para proteger a la ciudad, que condujeron a la realización del plano más antiguo que se conoce de Santiago en 1595.

En este contexto, en 1590, Mateo López, el arquitecto monástico más destacado de Santiago a finales del siglo XVI, proyecta la iglesia de San Martín Pinario, para la que también diseña su impresionante fachada-retablo, que sería el germen del futuro monasterio. El proceso de reforma monástica que emprendieron los Reyes Católicos al promover la construcción del Hospital Real antes mencionado es la clave para entender la evolución y orientación que, a lo largo de su historia, tomará este conjunto.

La iglesia actúa como punto de partida del monasterio y como línea guía desde la cual las obras deberán avanzar de Norte a Sur, hacia la Catedral. El diseño que Mateo López hizo de la iglesia en 1590 no sufrió alteraciones graves tras su muerte en 1606, cuando Benito González de Araújo asume la dirección hasta 1620.

Mateo López diseño una iglesia con planta de cruz latina inscrita en un rectángulo, con una cabecera rectangular, flanqueada por dos espacios también rectangulares (posibles sacristías) que están recorridas por una balconada y cubiertas con una bóveda de cañón con falsos casetones, al igual que la nave central, a la que se abrían tres capillas comunicadas entre sí por pequeños arcos de medio punto.
Además de Mateo López y Benito González de Araújo, en la construcción de la iglesia también participaron el granadino Bartolomé Fernández Lechuga, que construye la magnífica cúpula nervada y organiza el espacio interior consiguiendo una gran majestuosidad, además de sentar las bases de lo que más tarde será el Claustro Procesional y el de las Oficinas del monasterio.

Durante el siglo XVIII se realizan tres obras de singular interés que modifican la planta de la iglesia: la nueva sacristía, el nuevo coro alto y la ampliación de la capilla de Nuestra Señora del Socorro, obras atribuidas a fray Gabriel de Casas, fray Tomás Alonso y Fernando de Casas y Novoa, respectivamente.

Tras la partida de Lechuga, en la obra trabajaron diferentes maestros hasta la conclusión definitiva del monasterio: el salmantino Peña y Toro, que se encarga de las obras de contención (tras la cesión de los muros), los ya mencionados fray Tomás Alonso y fray Gabriel de Casas, que realizaron diferentes aportaciones en la fachada del monasterio, claustros, campanario y dependencias monacales; Casas y Novoa o García de Quiñones.

La iglesia muestra su fachada principal, al este, mirando a  la plaza de San Martín, en la que sobresale una magnífica escalera ovalada, obra de Plácido Camiña, sin duda inspirada en la que da acceso a la Catedral desde la plaza del Obradoiro.

Sobre la puerta se despliega una vistosa fachada plateresca, presidida por sendas imágenes de  La Virgen, San Benito y San Bernardo, justo debajo del ovalo que permite la entrada de luz al templo. En el frontón que corona la portada está San Martín repartiendo su capa con un pobre. Las torres de la iglesia se lavantan sólo hasta la altura de la fachada, debido a la oposición del cabildo catedralíceo, temeroso de que una mayor majestuosidad ensombreciese a la basílica y esta perdiese visibilidad.

En el interior del templo varias capillas comunicadas entre sí se abren a cada lado del brazo longitudinal. Llama poderosamente la atención el fastuoso retablo mayor de estilo barroco, diseñado por Fernando Casas y Novoa y ejecutado por Romay. Cerrando los frontispicios del crucero se encuentran el retablo de San Benito, en el norte, y el de la Virgen Inglesa, en el sur. También son dignos de admirar los retablos de la capilla del Socorro, el de Santa Escolástica, el del Cristo de la Paciencia y el de Santa Gertrudis. Mateo de Prado realizó, en madera de nogal, la sillería del coro, que está considerada como la más importante de las realizadas en Galicia y una de las principales a nivel peninsular.

Localización

Latitud: 42.88153   |   Longitud: -8.544638

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Contacto

Museo del Monasterio de San Martín Pinario
Dirección postal: Plaza de la Inmaculada, 5 15704 Santiago de Compostela (Coruña (A))
Teléfono: (+34) 981 574 502 / (+34) 981 583 008
Fax: (+34) 981 575 826
Correo electrónico: museosanmartinpinario@gmail.com
Web: www.museosanmartinpinario.com

Rutas relacionadas

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717