TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • A Por Uvas 1
  • A Por Uvas 2
  • A Por Uvas 3
  • Verode
  • TURINEA Card

Ruta de los Bandoleros en la Sierra de Madrid

UN POCO DE HISTORIA

Desde la capitulación de Madrid por Alfonso VI surgieron grupos de moriscos musulmanes en Toledo que se dedicaron al pillaje por estos lares, en 1273, Alfonso X daba privilegios a las alberguias medievales que cuidaban de los caminantes y les protegían de las cuadrillas de moriscos que aun permanecían por la zona. Por ello, uno de los puntos más frecuentado por estos grupos eran los puertos del Guadarrama.

Los quiñoneros de Segovia, eran los que perseguían a los forajidos hasta su captura, donde tenían potestad para hacer justicia sometiéndolos a la horca o apuñalándolos. Estos hechos tuvieron lugar en el Puente del Perdón y la Casa de la Horca en las inmediaciones del Paular entre otros.

De entre todos los documentos que relatan dichos sucesos, cabe destacar, las crónicas latinas de Enrique IV de Castilla, en las cuales se menciona a Barrasa, uno de los más temidos, ya que según cuentan, además de asaltar y desvalijar a los viajeros a su paso por el Guadarrama, les desfiguraba el rostro.

A finales del siglo XVIII, rondaba por la zona la banda de Manuel Rodríguez, apodado "El Rey de los hombres", que junto a su hombre de confianza "Cabeza Gorda", actuaba por los alrededores del Puerto de Navacerrada, ocultándose por las zonas del Paular o Siete Picos. En 1792 fue atrapado por mas de cuatrocientos hombres entre tropa y paisanos, para ello, se libró una lucha sanguinaria hasta que fueron abatidos.

A principios del siglo XIX se dieron los infortunios de "Chorra al aire". Este bandido surgido de la guerra de la Independencia, comenzó robando correos franceses por las carreteras de Burgos y continuó asaltando diligencias. En 1816 después del hurto de unas piezas de tocino a unos arrieros en el Alto de los Leones, fue perseguido y apresado cerca del Escorial, hasta ser ajusticiado en Madrid.

En 1838, "la Tuerta", una mujer que se dedicaba a la compra y venta de animales, haciéndose pasar por hombre asaltaba a los que transitaban por el Alto de los Leones. Esta contó sus aventuras al viajero ingles Geoges Borrow, quien utilizó las historias para escribir el libro 'Los Gitanos en España'.

Otro de los más mentados fue Pablo Santos, que se refugiaba en la Pedriza, por los alrededores de Cancho Centeno y era muy diestro en el robo de diligencias. Entre sus delitos destacan, el asalto al coche de correos de Madrid a Bayona, conocido como la Mala de Francia, llamada así por un intento de castellanizar la pronunciación del vocablo ingles 'mail' y el secuestro del hijo de Braulia del Valle, una rica dama de El Boalo, la cual tuvo de pagar un importante rescate. Pablo Santos murió en un ajuste de cuentas con su hombre de confianza, Isidro "El de Torrelodones".

Francisco de Villena, apodado Paco "el Sastre", vagó por estas sierras tras fugarse de la cárcel del Saladero de Madrid, su golpe más sonado fue el secuestro de los hijos del Marques de Gaviria en 1839, recogiéndolos a la puerta de su colegio, en la calle de Hortaleza en Madrid, y haciéndose pasar por el cochero del Marques. Después se refugio en la Pedriza, e hizo que un pastor de Manzanares llevara una carta al Marqués pidiendo un rescate de tres mil onzas de oro por la vida de los niños. Antes de efectuarse el pago, los bandidos fueron atrapados en los alrededores del canto del Tolmo por soldados del Regimiento de la Reina Gobernadora. 'El Sastre' huyó, pero un año después fue apresado en Madrid, mientras paseaba por el Rastro,  y se le condenó a muerte en el patíbulo habitual del paseo de Pontones, en las cercanías de la Puerta de Toledo.

En 1854, la creación de la Guardia Civil y la posterior utilización del telégrafo, facilitaron la captura y castigo por robos.

El último de los grades bandoleros de la comarca fue Fernando Delgado Sanz conocido como el "Tuerto de Pirón". Sus comienzos en el pillaje se dieron como cuatrero, robando ganado que luego vendía a comerciantes de paso por la comarca y tratantes de las ferias de Pinilla y Buitrago. Más tarde se unen varios ladrones en cuadrilla y comienzan los asaltos a personas que pasaban por los caminos del Valle del Lozoya. Este ladrón cuenta entre su historia con el único asesinato de uno de sus compañeros de pillaje en un ajuste de cuentas.

El más mentado de sus robos tuvo lugar en la iglesia de Tenzuela de Segovia, en 1880. Escaló su torre hasta acceder al interior, tal como relata la prensa de Madrid que le dio fama. Pasó mas de quince años huyendo de la justicia, escondido por la sierra. Fue detenido en Rascafría al ser denunciado por un fabriquero. Encerrado en la cárcel de Segovia, consigue huir de esta y es de nuevo detenido en 1882 por la Guardia civil, condenado a cadena perpetua y muriendo en 1914. Paso a la historia por ser el último bandido del Guadarrama.

Localización

Latitud: 40.916107   |   Longitud: -3.880348

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Lugares de Interés

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717