TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • App Rutas Divertidas
  • TURINEA Card

Amurrio (Araba)

Amurrio

Amurrio

Un poco de historia...

Amurrio consigue muy tardíamente -el año 1919- el título de Villa y no muchos años antes, en 1842, había logrado constituir ayuntamiento propio, separándose del Ayuntamiento de Ayala. Datos que pregonan que Amurrio, hasta estas fechas, era un reducido núcleo de vecinos en tomo a la colina donde hoy se asientan la ermita de San Antón y el barrio de Landako.

Sin embargo, hacía ya muchos años que el hombre había hollado estos pagos a decir de los restos encontrados en Retes de Tudela y en Okondo, que datan de la Edad del Bronce, así como de los poblamientos habidos en las cimas del Babio y el Peregaña, que pueden fecharse en la Edad del Hierro.

Los romanos situaban la tierra de Ayala (Amurrio en ella) entre las tribus de los Caristios y la de los Autrigones, siendo los Várdulos quienes ocupaban las tierras de Guipúzcoa y parte de Álava y los Vascones la totalidad de Navarra. Vestigios romanos quedan en Aloria, Delika y Artomaña y en el mismo suelo de Amurrio.

Más tarde, entre los siglos XI y XII aparece esta tierra sometida al Reino de Navarra (Ugarte aparece en el año 1040 bajo el poder de García V, el de Nájera) y los primeros señores serán, en su origen, jefes militares de la corona navarra.

No sabemos bien qué puede significar Amurrio, pero con este nombre formará parte de las tierras del Señor de Ayala - ¿Pastos/sierra de la piedra? - , cuyo Fuero gozará desde el año 1373, dictando leyes y arbitrando negocios en el Campo de Zaraobe, hasta el año 1842.

En la formación de Amurrio contribuyó no poco su estratégica situación, a la vera del río Nervión y en el cruce de caminos que, desde el interior, tanto por el puerto de Altube como por el de Orduña, comunicaban las tierras de Castilla, ricas en lana, con los importantes puertos del Cantábrico; todavía hoy en Amurrio se conoce como "El crucero" al encuentro entre ambos caminos.

El año 1463 el pueblo de Amurrio se incorpora a las Hermandades de Álava, conservando sus usos y costumbres y como hidalgos que eran - como hijos de la Tierra de Ayala, mayorazgo que había sido fundado en 1373 por Pedro López de Ayala - libres de servir a los ejércitos reales, a no ser que fueran contratados, prerrogativas que cesaron el año 1875, con la pérdida de los Fueros.

El siglo XVI parece traer cierta prosperidad entre los vecinos, pues permite agrandar el templo y darle las actuales proporciones. De esta época, concretamente del año 1570, datan unas Ordenanzas de Montes que regulaban el aprovechamiento de los montes de los cinco Concejos que se reunían en el Campo de Armuru, denotando la importancia que ya entonces tenía el bosque.

El año 1793 contaba Amurrio con 194 vecinos. Daba comienzo una época de desasosiego y preocupaciones, pues los habitantes de estos valles tuvieron que soportar el saqueo y la arrogancia de las tropas francesas; huella de todo ello es el caserío "Bonaparte", junto al lugar que entonces ocupaba la casa-torre de Mendijur y la reunión que aquí tuvo D. Pedro Girón el año 1813, para preparar la batalla de Vitoria.

Sin sobreponerse de los efectos negativos de la guerra contra los franceses, Amurrio fue escenario principal de las Guerras Carlistas, contando en más de una ocasión con la presencia de don Carlos (el año 1835 estableció su cuartel general en Amurrio) por quien el pueblo tomó partido. En estas fechas el pueblo tuvo que soportar continuos atropellos de las tropas isabelinas, que encarcelan a los regidores del pueblo e incluso al cura párroco. Eran tiempos en los que el novelistas como Galdós se hacía eco en su novela "Vergara" del rico chacolí de Amurrio y cuando la Diputación alavesa tuvo que trasladar sus reales a Amurrio como "Diputación en guerra".

Con la era industrial, pequeños talleres de orfebrería y licores, así como industria ferroviaria y de valvulería, apuntalan la débil economía del caserío, dándose un vuelco total con el asentamiento de industrias del acero, cuyas buenas perspectivas atrajeron a gentes de otras tierras que aportaron a Amurrio un rico abanico humano. En 1917 Gabriel María de Ibarra fundaba un reformatorio que, dirigido por terciarios capuchinos, lanzaría a la calle estudios psicológicos que traspasaron fronteras; años más tarde se levantaba el Salón de la Catequesis y doña Fe Tercilla abría un hospital.

Pero, al igual que la vida agrícola se había ido arrinconando, así sucedió por estos años con la lengua, el euskera. Las guerras contra los franceses y las guerras Carlistas, así como la mayor movilidad social, trajeron poco a poco la pérdida del idioma. Cierto es que la toponimia y la tradición oral nos hablan de la impronta del euskera en estas tierras, sin embargo hace años, en 1775, el predicador que acudió a las fiestas de Nuestra Señora de Etxaurren, ya se lamentaba diciendo que "hoy día ya no se usa el euskera". De unos años a esta parte, felizmente, ha despertado la conciencia del pueblo y se nota una ligera recuperación y avance del euskera, sobre todo entre los niños y niñas.

Visita

  • La Iglesia de Santa María conserva el antiguo templo, de estilo románico, un arco apuntado y canecillos que pueden datarse de mediados o finales del siglo XIII. Sin embargo, la mayor parte del templo es de estilo renacentista, pudiéndose fechar a mitad del siglo XVI. El retablo, tiene la particularidad de que solamente está dorada la parte central. Caben destacar los cuadros que componen el vía crucis del pintor Juan de Aranoa.
  • La Ermita de San Antón fue ermita juradera y centro de reunión de los antiguos Concejos. Según antiguos escritos, a su vera estuvo situado el Hospital de San Antón. Hoy en día cada viernes se celebra a su alrededor el mercadillo.
  • Palacio de Urrutia, conocido también como palacio de Cejudo, por la familia que ocupó esta casona. Es una hermosa construcción del siglo XVI en la que destacan sus piedras sillares y la limpieza de sus líneas.
  • Casa - Torre Ugarte fue mandada edificar en el año 1718 por Manuel de Ugarte y Orúe, caballero de la orden de Santiago. Desde el año 1983 sirve de Casa de Cultura Municipal. A destacar, el artístico alero en madera labrada y su escudo.
  • Palacio de Larrako: Situado junto al cruce de la antigua carretera que desde Vitoria- Gastéis iba a Balmaseda y entre Lezama y Berganza. Fue mandado construir por el capitán don Juan de Ugarte allá por el año 1640. La conservación del edificio es bastante buena y da una idea de lo que fueron las casonas de la gente pudiente.
  • Museo del Licor: Formado por diferentes salas de exposiciones se pueden encontrar piezas únicas y utensilios utilizados en el proceso de fabricación de licores, así cómo fotografías, botellas y otros artilugios que nos llevan por un recorrido de la historia de Amurrio y de su industria, que abarca un periodo de dos siglos.
  • Aresketamendi: Parque de las Energías Renovables espacio expositivo al aire libre de 22.600m2, en el que una pasarela de madera en espiral, de casi un kilómetro, nos introduce en las diferentes áreas del parque.
  • Bodegas de txakoli


(Fuente: Ayuntamiento de Amurrio)

Localización

Latitud: 43.050012   |   Longitud: -3.00146

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Contacto

Oficina de Turismo
Dirección postal: C/ Alday 3 bajo, en el Edificio la Casona 01470 Amurrio (Araba)
Teléfono: (+34) 945 393 704
Fax: (+34) 945 891 645
Correo electrónico: turismo@amurrio.org
Web: www.amurrioturismo.org

Rutas relacionadas

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717