TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card

Ruta del Espárrago y la Fresa de Aranjuez

Aranjuez, población que aúna historia, arquitectura, refinamiento y arte. Además de residencia de monarcas y un excelente coto de caza, ha resultado ser desde siempre, fértil tierra de labranza. En el siglo XVI, Felipe II hizo de esta villa su lugar predilecto de descanso y, sin duda, disfrutó también de las preciadísimas hortalizas que se cultivan en estas huertas diseñadas por Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, arquitectos e ingenieros del Monarca. 

Según los documentos, el espárrago fue traído de Holanda en el s. XVIII por el afamado jardinero Boutelou. Desde entonces ha ido cogiendo fama y prestigio hasta convertirse en un plato muy apreciado. Cultivado en Aranjuez y San Martín de la Vega está planta de la familia de las liliáceas, de color verde intenso, freco y tierno. Suele aparecer en la mesa de los comensales en marzo. Así, en Aranjuez se celebra a finales de este mes la Feria Naturcentro donde podemos adquirir este exquisito bocado en la plaza de la Mariblanca.

Además a mediados de mayo esta localidad celebra las Jornadas Gastronómicas que giran en torno a los productos de la huerta  tales como espárragos, alcachofas, fresones y ajetes, también se dan cita productos de la caza como el faisán y la perdiz.

Los campos de espárragos flanquean la M-305, carretera que conduce a la regia villa madrileña desde la A-4, y son divisados asimismo desde el famoso Tren de la Fresa, antiguo servicio desde Madrid que hoy tiene carácter turístico y que funciona de mayo a noviembre. Además de cubrir el trayecto ferroviario de Madrid a Arajuez que fue inaugurado en febrero de 1851 por la reina Isabel II, se tiene la posibilidad de revivir el ambiente de la época, ya que se utiliza una locomotora de la época con vagones de madera. El precio del billete incluye la degustación de fresones.

La fresa es precisamente la otra exquisitez de esta huerta, introducida por los Borbones desde Francia. Los ilustres hortelanos del palacio de Versalles plantaban esta fruta en las tierras fértiles a orillas del Tajo. Así los monarcas de esta dinastía los verdaderos artífices del Real Sitio, Patrimonio de la Humanidad desde 2001, desde donde se puede degustar de manera original el famoso fresón, tras tomar el mencionado Tren de la Fresa. Aunque los Austrias pusieron las primeras piedras del palacio, sus sucesores lo rodearon de jardines, ampliaron su perímetro y llenaron sus estancias de cuadros, porcelanas, arañas, candelabros y relojes. Tanta suntuosidad queda patente en el Gabinete de Porcelana y en la Sala de los Espejos

La residencia primaveral de los reyes sigue conservando su magnificencia. Según se cruza el Tajo, aparece el más pequeño de los tres jardines, el del Parterre. Su delicadeza se percibe tanto en su trazado como en las estatuas que lo jalonan, consagradas a héroes y dioses clásicos. El segundo de los jardines, el Jardín de la Isla, brinda una refrescante mirada sobre el paisaje fluvial. 

Y, por último, nos espera el Jardín del Príncipe, al que se entra desde la calle de la Reina, con nada menos que 150 hectáreas para pasear. Sauces, tilos, castaños y robles trazan profundas perspectivas, interrumpidas por hitos como el Estanque de los Chinescos o la Casa del Labrador. Por último, no es recomendable despedirse del Real Sitio sin degustar sus fresas, que hasta los años 70 eran vendidas directamente por los agricultores de la zona. Hoy, más escasas y buscadas, se sirven en los mejores restaurantes.

Otra manera de degustar estos productos es en el Mercado de Abastos, en los puestos instalados el la Glorieta de Fernando VI y al comienzo de la calle de la Reina o directamente en las casas de los agricultores.

Ahora tomamos Aranjuez como punto de partida para descubrir otros encantos del sureste madrileño. Vale la pena visitar la Reserva Natural de El Regajal-Mar de Ontígola, refugio de aves acuáticas cercano a Aranjuez, así como el Real Cortijo de San Isidro, a 6 km por la M-305, con las instalaciones agrícolas levantadas por Carlos III para abastecer las despensas reales. Todavía aquí se conservan las casas de colonos, el palacio, la iglesia el algar y la bodega.

Siguiendo el curso del Tajo por su margen norte llegamos a Villamanrique de Tajo; en el Área Recreativa Las Cuevas podemos observar la gran variedad de aves que sobrevuelan el río. 

Ya en la A3, finalizamos la ruta en Fuentidueña de Tajo, un punto estratégico en tiempos de la Reconquista, poseía dos castillos; en uno de ellos estuvo prisionero don Álvaro de Luna. La otra gran atracción de la comarca de Las Vegas es el paisaje de ribera, con la fresa y el espárrago como estrellas de sus huertas. 

Localización

Latitud: 40.04654   |   Longitud: -3.604202

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Lugares de Interés

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717