TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • Monplanar
  • Concurso Turinea, información

Vías Verdes Montes de Hierro - Burdinmendi

Montes del Hierro- Burdinmendi

Montes del Hierro- Burdinmendi

Las Vías Verdes de los Montes de Hierro - Burdinmendi, desgranan la historia y el patrimonio de una comarca marcada por su pasado y sus vestigios mineros, los cuales modificaron el Gran Bilbao, y aún son visibles en su entorno si se pasea por las arterias ferrosas que desde antaño lo forjaron.

Recorriendo la red de Vías Verdes de los Montes de Hierro puedes sumergirte en una aventura entre la historia y la naturaleza. Así, la Vía Verde Itsaslur/Campomar y la Vía Verde Galdamesa (siguiendo las huellas de la antigua línea ferroviaria Castro-Traslaviña), se unen formando las Vías Verdes de los Montes de Hierro - Burdinmendi y llega hasta Traslaviña (Artzentales). Además, para el año próximo se preve la nueva ampliación del trazado hasta la Ría de Bilbao: Sestao, Portugalete y Barakaldo.

Todas ellas tienen en común su origen minero, ligado a la extracción de un mineral de hierro de gran calidad, cuya fama llegó hace siglos a toda Europa, siendo recogida incluso en la obra de Shakespeare. Además sin ir tan lejos, impulsó el despliegue industrial de todo el Gran Bilbao (con empresas tan representativas como los Altos Hornos de Vizcaya), dando lugar al nacimiento de la burguesía vasca, como al movimiento obrero y sus figuras emblemáticas.

De esta manera, los más de 40 km de vías libres de tráfico que atraviesan estos Montes de Hierro son un auténtico libro de historia viva con el telón de su paisaje natural y humano, salpicado por las olas del Cantábrico y el verde de sus bosques, por el olor a chimenea del caserío vasco con su buen comer y su aún mejor beber… hasta llevarnos de la mano a la misma Ría de Bilbao, con su Puente Colgante, guardián del gran buque moderno que es el Guggenheim.

Y ahora tú sólo tienes que dejarte llevar por el encanto de estas vías y descubrir un territorio lleno de gratas sorpresas, que esconde todo un laberinto de galerías subterráneas, un amplio legado de vestigios mineros: los hornos de calcinación de Sopuerta, minas, ferrerías… y un sinfín de rincones por explorar. Con un variopinto abanico de actividades de aventura, museos, centros de interpretación, restaurantes, casas rurales y otros alojamientos con encanto… y lo mejor de todo: unas gentes que te harán sentirte como en casa. 

DESCRIPCIÓN

La red de Vías Verdes de los Montes de Hierro nace con el propósito de unir dos Vías Verdes preexistentes en la comarca de las Encartaciones/Enkarterri, en la margen izquierda de la Ría de Bilbao: la Vía Verde Itsaslur/Campomar y la Vía Verde Galdamesa, que en 2011 amplía su trazado en 15 km hasta llegar a la estación de FEVE en Traslaviña, siguiendo las huellas de la antigua línea ferroviaria Castro-Traslaviña. Este nuevo tramo está señalizado como “Vía Verde del Alimoche”. Así mismo, a futuro se prevé la ampliación del trazado hasta la Ría de Bilbao: Sestao, Portugalete y Barakaldo.

 

Todas ellas tienen en común su origen minero, ligado a la extracción de un mineral de hierro de gran calidad, cuya fama llegó hace siglos a toda Europa, siendo recogida incluso en la obra de Shakespeare. Y que sin ir tan lejos, impulsó el despliegue industrial de todo el Gran Bilbao (con empresas tan representativas como los Altos Hornos de Vizcaya), dando lugar tanto al nacimiento de la burguesía vasca, como al movimiento obrero y sus figuras emblemáticas.

 

Todo ello gracias al empeño y la colaboración de muchas personas anónimas, instituciones públicas y pequeñas asociaciones locales: Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino,  Fundación de los Ferrocarriles Españoles, FEVE, Gobierno Vasco, Diputación Foral de Bizkaia, Basquetour, ADR Enkarterrialde, Enkartur, Mancomunidad, Ayuntamientos (Abanto-Zierbena, Arcentales, Barakaldo, Galdames, Muskiz, Portugalete, Sopuerta, Sestao, Zierbena…) y un largo etcétera, unidos con ilusión en un proyecto común a lo largo de más de 10 años.

 

Te invitamos a comenzar desde el km 0, en la estación del tren de las Vías Verdes de los Montes de Hierro en Traslaviña. O desde donde tú prefieras. Diséñalo a tu gusto a partir de 2012 en la web: www.montesdehierro.com.

 

Tramo I.  Vía Verde del Alimoche-Galdames: De Traslaviña a Gallarta

 

Km 0

Las Vías Verdes de los Montes de Hierro inician su trazado en la Estación de tren de Traslaviña, de la actual línea de FEVE Bilbao–Santander. Desde aquí se accede también a la Ruta de las Ferrerías y la GR-281 (que nos lleva por Balmaseda a las cumbres que bordean el curso del río Kadagua). 

Si tomamos la Vía Verde, ésta nos lleva a Las Barrietas siguiendo las aguas cristalinas del río Kolitza, a través de dos túneles (de 87 y 147 metros respectivamente), una vieja fandería y una hermosa pasarela de madera que cruza su cauce.

 

Km 4

En la otra orilla nos aguardan las ruinas de otra ferrería y de un viejo cargadero de mineral junto a la antigua estación de tren. En este punto el cruce a nivel de la carretera que sube al antiguo poblado minero de Alén, nos invita a salir de la Vía Verde a descubrir ferrerías de monte de más de 2.000 años de antigüedad en un entorno acondicionado como área recreativa.

  

Km 10

Si continuamos por la Vía Verde entre bosques, pronto asomarán los espectaculares riscos que acogen al alimoche, un ave singular en peligro de extinción. Y atravesando desde lo alto la cantera de Sopuerta, llegamos al barrio de El Castaño, donde nos recibe una antigua vagoneta, invitándonos a entrar en el complejo de la Mina Catalina famosa por sus dos hornos de calcinación y el túnel de Los Herreros, cuyos 2 km de longitud fueron excavados a pico y pala en la primera mitad del siglo XX. Encontramos también en las inmediaciones el área recreativa de El Alisal.

Esta faraónica infraestructura permitía al ferrocarril cruzar el puerto de las Muñecas y aparecer en el cántabro valle de Otañes para llegar finalmente al magnífico cargadero cantiléver (ya desaparecido), que colgaba sobre los acantilados de Castro-Urdiales. La anhelada recuperación de este túnel tal vez permita algún día la restauración de la Vía Verde siguiendo su originaria salida al mar.

Km 12

Atravesando un nuevo túnel y dejando atrás la Ermita del Pilar llegamos a Sopuerta Abentura, un atractivo equipamiento de ocio activo familiar (ver www.sopuerta-abentura.com).

 

Km 14

Siguiendo adelante más allá del cargadero de la presa de Jarralta llegaremos a El Arenao (punto de reencuentro con la Ruta de las Ferrerías), hasta alcanzar el antiguo puente del ferrocarril hoy recuperado como una majestuosa pasarela de madera sobre la carretera. Más adelante, una nueva pasarela de madera sobre el río Barbadun (rico en truchas y cada vez más en salmones) y un pequeño túnel bajo la carretera nos conducen entre humedales a La Aceña, punto de encuentro de los antiguos trazados del ferrocarril Sestao-Galdames y el ferrocarril Castro-Traslaviña.

 

Km 16

Para llegar a La Aceña debemos vencer una importante pendiente, si bien podemos retomar fuerzas descansando en su área de recreo, con mesas de picnic, juegos infantiles y un hermoso paseo fluvial, alrededor de las minas Tardía y Berango. Éste es el emplazamiento de un antiguo poblado minero que alberga hoy un hermoso embalse, empleado hoy como coto de truchas de gran tamaño. Las inmediaciones acogen así mismo un bar-restaurante, alojamiento y una zona deportiva con parking que nos conecta nuevamente con la GR-281, previéndose la habilitación de un punto de alquiler de bicicletas en la antigua estación ferroviaria.

Si continuamos la Vía Verde a través de sucesivos túneles como el de Vallejas y Malpeña (conocido como el “túnel de la bruja”) y alguno más, pasaremos del valle del Galdames al valle del Mercadillo a través de una sucesión de distintos tonos de verdes  que nos acompañan en todo el trayecto, hasta llegar al barrio de El Cerco. En este paraje se localizaba otro antiguo cargadero del ferrocarril, observándose extraños terraplenes y muros que llegan a atrincherar un tramo de la vía. Incluso, a la derecha del camino, veremos un foso circular donde efectuaban el giro las locomotoras que hacían recorridos parciales hasta este punto.

 

Km 23

Siguiendo siempre un paisaje arbolado llegamos a Santelices, cruce de caminos que nos da la posibilidad de salir de la Vía Verde, bien para descender a la Ferrería de El Pobal, bien para subir al Centro de Interpretación de la Minería de Peñas Negras y la barriada minera de La Arboleda. Este desvío nos permite realizar una ruta por lo alto de los montes de Triano y contemplar un paisaje espectacular por la densidad de explotaciones y su integración en el paisaje, a menudo en forma de balsas y lagos. No obstante, merece la pena seguir adelante por la Vía Verde 8 km más hasta Gallarta.

 

Km 27

En Gallarta nos aguardan el Museo Vasco de la Minería y su espectacular mirador sobre la Mina Concha, que excavada bajo el pueblo original a lo largo de décadas, alcanza hoy cotas por debajo del nivel del mar.  

A lo largo del trayecto, salpicado de magníficas vistas sobre Putxeta, el Pozo Gerente y la playa de La Arena, nos encontramos el cargadero de la mina Borja, el túnel de El Sobaco (una ancha galería desproporcionada para un ferrocarril de vía estrecha, con una longitud de 150 metros perfectamente iluminados, con acera para peatones) y el albergue de Cotorrio.

Y más adelante, las ruinas del cargadero de El Once (así llamado por ser el km 11 del tren Sestao -Galdames), donde se localizaba la terminal del largo plano inclinado, el mayor de la Zona Minera, que conectaba con las Minas del Saúco en Galdames. Tras la curva del Picón un área de recreo nos invita al descanso, junto a la antigua estación de Los Castaños. Curiosamente, todavía se conserva el foso donde las pequeñas locomotoras daban la vuelta, convertido hoy en un coqueto estanque. 

Si continuamos la Vía Verde, el antiguo plano inclinado de San Fermín y el túnel de Calcos Viejos (de 50m de longitud), nos conducen hacia un tramo urbano de convivencia en paralelo con el tráfico rodado, por lo que será preciso extremar las precauciones. Tras dejar atrás el casco urbano, que alberga junto al Museo Minero y la Mina Concha, el antiguo Hospital Minero de Triano, alcanzamos nuevamente un tramo más tranquilo, donde la Vía se bifurca buscando por un lado salida al mar y por otro a la ría de Bilbao.

 

Tramo II. Carril bici / bidegorri: De Gallarta a la Vía Verde de Itsaslur

 

Km 31

A expensas de que la inminente recuperación del túnel de la Benedicta en Sestao restaure la original salida del mineral de hierro por la ría, donde próximamente la Vía Verde conectará con la red de carril-bici (bidegorri) del Gran Bilbao, recomendamos la continuación de nuestro viaje rumbo al mar. Para ello habremos de tomar el bidegorri a mano izquierda, a la altura del área recreativa que hay junto al campo de fútbol de Gallarta, emulando a la espectacular línea de baldes de la Orconera Iron Company, durante los escasos 8 km que nos separan del Cantábrico, la Playa de la Arena y la marinera Vía Verde de Itsaslur /Campomar. 

En este punto cabe hacer un inciso para contar una curiosidad: la línea aérea de baldes de la Orconera Iron Company, que comunicaba la Mina Carmen VII en Ortuella con el lavadero de Pobeña en Muskiz, podría ser considerado el último eslabón del engranaje de la Vía Verde de los Montes de Hierro. Si bien su trazado original es imposible de restaurar (dada su condición aérea), las huellas de este gran ingenio -considerado en su tiempo el  más importante de Europa por su perfección técnica y por sus 8 km de longitud-, ha dado pie a otro tramo libre de tráfico a través del bidegorri existente entre Abanto-Zierbena y Muskiz.

 

Tramo III. Vía Verde de Itsaslur. De Pobeña a Covarón

 

Km 39

Una vez pisamos la rojiza y ferrosa Playa de La Arena, bien vale la pena detenerse a pasear junto a sus dunas y marismas, hogar de aves tan hermosas como las garzas y curiosas como los cormoranes, antes de culminar nuestro recorrido accediendo a la Vía Verde de los cantiles de Itsaslur a través de un pequeño repecho de escaleras en Pobeña, al otro lado del puente que se extiende sobre el Barbadun. Aquí encontramos aún rastros de la antigua línea de baldes y enlazamos con otro importante elemento cultural: el Camino de Santiago, que cuenta aquí con un albergue de peregrinos.

  

Km 42,5

Llegaremos a la meta, una vez hayamos tenido la oportunidad de admirar el singular conjunto monumental minero de El Castillo, Mina Josefa y Amalia Vizcaína al borde del mar, que hace pocos años se tragó el único cargadero vizcaíno sobre mar abierto. Entonces podremos disfrutar de un merecido descanso en el área recreativa que corona nuestro recorrido de maratón. Si bien… tras descansar, hay lugar para quien quiera continuar la senda a través de la Vía Verde del Piquillo, que nos acerca a la bella villa marinera de Castro Urdiales y a Cantabria.

 

HISTORIA DEL FERROCARRIL 

Línea Castro – Traslaviña. Este, era también un ferrocarril minero. Fue en 1914 cuando se estableció la compañía concesionaria: Ferrocarril de San Julián de Musques a Castro Urdiales y Traslaviña. Nació con la pretensión de unir el ferrocarril de Triano con el Santander-Bilbao. Su actividad fue la del transporte de mercancías, siendo a partir de 1922 explotado por los Ferrocarriles del Estado. En 1966 fue cerrado debido a la baja rentabilidad, provocada en buena parte por la crisis minera. Desde hace unos años se trabaja tanto en parte vasca como en el municipio cántabro de Castro Urdiales por hacer posible su recuperación como vía verde.

Línea Sestao – Galdames. Fue allá por el año 1876 cuando los empresarios ingleses de la Bilbao River Cantabrian Rail inauguraron un ferrocarril de 22 km que unía sus explotaciones mineras del municipio de Galdames con los muelles del Nervión en Sestao. Fue el más largo y el único de los ferrocarriles mineros de esta zona que comunicaba el Nervión con la cara occidental de los montes de Triano.

Su sinuosísimo trazado contó con un ancho peculiar (1,14 m) y por sus raíles, además de transportarse la producción de sus propias minas en Galdames, se movieron los minerales de todas las minas vecinas al ferrocarril. Así, numerosos cargaderos jalonaban esta ruta. El más singular de ellos se situaba en el barrio de La Florida. A este punto arribaba un excepcional plano inclinado de casi 4 Km. de longitud que, desde la Mina Sauco, llegaba al ferrocarril. Fue uno de los planos más largos de España y contaba con seis estaciones intermedias para el trasiego de sus vagonetas.

Además de transportar mineral al puerto y a las acerías bilbaínas, sus carriles soportaron un tráfico, más o menos regular, de trenes de viajeros. Estos pasajeros no eran otros que mineros que, aprovechando la facilidad de transporte ofrecida por este ferrocarril, fueron asentándose en sus márgenes, creando nuevos barrios mineros en plena montaña: La Balastrera, La Aceña, Saúco... Tras la Guerra Civil fue otra empresa con nombre anglosajón la que adquirió el trazado ferroviario, la Babock & Wilcox, entidad que gestionó la explotación hasta el año 1968. Cuatro años más tarde, en 1972, las vías fueron desmanteladas y su camino quedó expedito para nuevos usos. 

El ferrocarril de Covarón. Hacia 1860 la sociedad The Vizcaya and Santander Mining Cº Ltd inicia la explotación de las minas San Julián y Amalia Vizcaína en el barrio de Kobaron (Muskiz. Bizkaia). Pero es la compañía del ingeniero escocés José Mac Lennan quien una década más tarde impulsa la explotación y comercialización industrial del mineral. Para dar salida a la producción de rubios y carbonato de hierro la compañía Mac Lennan construye un ferrocarril de ancho métrico y 2,6 km de longitud, entre el paraje de El Covarón y el cargadero costero de Campomar, donde embarcaba en dirección a Durham (Inglaterra). El primigenio sistema a sangre es sustituido por locomotoras de vapor en 1895, cuyos talleres y depósitos se situaron en la misma estación de El Cobarón.

Más adelante la línea principal se alargaría con un segundo e inconexo tramo ferroviario de 500 mm de anchura. El conoció como Ferrocarril del Carrascal arrastraban el mineral de las minas San Francisco y Consolación, en la zona de el Carrascal, hasta la estación de Cobarón, donde trasvasaba el mineral, mediante dos planos inclinados de 20 metros, en el ferrocarril de Compomar. En el año 1963 cesa toda actividad minera y el cargadero embarcaba su última remesa.

Localización

Latitud: 43.262956   |   Longitud: -2.92305

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Contacto


Web: www.montesdehierro.com

Rutas relacionadas

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717