TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • App Rutas Divertidas
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • Museo del Vino Pagos del Rey
  • 2017 Año Mundial del Turismo Sostenible
  • TURINEA Card

Ruta de la Cerámica de Sargadelos

UN POCO DE HISTORIA

A principios del siglo XIX Antonio Raimundo Ibáñez impulso la iniciativa de convertir las ricas arcillas gallegas en innovadoras lozas decoradas que más tarde personaliza renovando los motivos con formas y colores genuinos de la cultura gallega.

José Ibáñez, hijo del fundador de Sargadelos, heredó la empresa y con el apoyo familiar amplió la fábrica original hasta instalar tres hornos de producción, dos pequeños para ensayos y varios talleres con más de 25 tornos. Llegarán a producir 20.000 piezas anuales de loza a comienzos de los años treinta del siglo XIX.

José Ibáñez se asoció con Antonio Tapia para constituir la empresa Ibáñez y Tapia el 19 de mayo de 1835. Con la dirección del francés M. Richard, llegado desde Turín, apostaron por la fabricación de loza fina en color blanco pintada a mano. También abordaron las primeras pruebas de estampación y policromía. De esta época, sobresalen las lámparas y candelabros en forma de castillo, y una vajilla decorada con estampación de tonalidad verde-plomo donde se representa a una pareja bailando la muiñeira. También se hicieron entonces hermosas placas de temas mitológicos y religiosos, y excelentes piezas de tocador.

En el año 1845, Luis de la Riva y Cía., de Santiago de Compostela, arrenda la administración de Sargadelos a la familia Ibáñez. Más de 1.000 familias llegaron a trabajar para la fábrica en 1849, de donde salían 205 carros y 22 buques de cabotaje con más de 100 hornadas de loza. Cuatro hornos distintos, 30 estufas, molinos, nueve grandes talleres, ocho prensas... verdaderamente fue la época dorada del primer Sargadelos.

Entonces, se alcanzaron calidades y variedades excepcionales de vajillas y figuras bajo la dirección del británico Edwin Forester. Su maestría se debe a la introducción de la loza llamada china opaca o semichina, diferenciada por la calidad de su factura y por la decoración con motivos florales, estampados en sepia y castaño y pintados con pincel en verdes, azules, amarillos y rosas.

Otras novedades técnicas desarrolladas por el ceramista Forester fueron las estampaciones monocromas (sobresale el color negro) y la impregnación de color en los fondos de las piezas de vajilla branca, brillante y ligeramente azulada.

Característicos de esta época son los Mambrús, jarros hechos con la figura de un hombre sentado semejante al Toby Jug de la cerámica inglesa, y las vajillas ilustradas con estampación litográfica (quizás, por primera vez en España) de tipo Góndola: en primer plano, jardín, balaustrada, escalinata y jarro decorativo; en segundo, lago con barco; más arquitecturas fantásticas en el fondo.

La familia Ibáñez recobra la gestión de Sargadelos, asociándose con los coruñeses Atocha y Morodo en 1873. Básicamente, se reproducen las piezas de la etapa anterior, pero sin alcanzar la misma calidad. Cesaron las inversiones en nuevas instalaciones y se prescindió de los expertos ceramistas extranjeros.

Fue la etapa en la que las pérdidas ocasionadas por los pleitos familiares de los Ibáñez llevaron a Sargadelos hasta su cierre como empresa en el año 1875.

Desde entonces hasta la recuperación de su legado en la segunda mitad del siglo XX, la historia de aquella formidable iniciativa y los testimonios de la belleza alcanzada en sus talleres se extendieron sin fronteras. En 1972, el perímetro de las antiguas Fábricas fue declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Sargadelos se convirtió en un verdadero mito con espacio reservado en la memoria colectiva. En 1949 se reinició la actividad en el complejo industrial de Cerámica do Castro.

Cerca de un castro celta en el ayuntamiento de Sada (A Coruña), se levantó la primera fábrica de la nueva Sargadelos, en la que se volvieron a producir cerámicas hechas con las tierras del norte lugués. Después de experimentar técnicas y diseños diferentes, optaron por reproducir en series muy limitadas figuras originales de artistas plásticos, utilizando estas tierras gallegas, con las que se obtenía una pasta fina, translúcida de gran dureza y blancura, que pudieron presentar ya en el año 1951 en Galicia, Madrid y Barcelona.

En 1955, el interés suscitado por las experiencias de O Castro permitió la creación de una proyección en Argentina donde se montó la Fábrica de Porcelanas A Magdalena, que mantuvo el proceso productivo durante más de treinta años. Este proyecto transoceánico propulsó la creación del Laboratorio de Formas en 1963. Mientras O Castro en 1960, construyó una nueva planta incorporando a su producción diseños con motivos abstracto-geométricos tomados del románico y del barroco gallegos.

En 1963, Cerámicas do Castro y el Laboratorio de Formas firman un convenio para la creación del Museo Carlos Maside, Ediciós do Castro y otras instituciones ideadas para trabajar en la recuperación de la memoria histórica de Galicia.

En 1968, comenzaron las obras de la fábrica de Cervo (Lugo), tras la constitución de la sociedad Cerámica de Sargadelos, comenzando enseguida la confección de las primeras piezas. Se trataba de restaurar en esa nueva etapa el espíritu de empresa del antiguo Sargadelos, de nuestro pasado industrial guardaba esta virtud fundamental que era necesario recuperar.

Así pues, Cerámica do Castro y el Laboratorio de Formas de Galicia, pusieron en marcha los proyectos que cristalizaron con un sector experimental en 1968, y con la inauguración de la planta circular de Sargadelos el 10 de mayo de 1970.

 

RECORRIDO

La Galería de O Castro, situada en el ayuntamiento de Sada (A Coruña), está ubicada en el complejo industrial donde vieron la luz las primeras porcelanas de O Castro en el año 1949, dentro de las instalaciones del Laboratorio de Industria y Comunicación y junto al Museo Carlos Maside y el Laboratorio Xeolóxico de Laxe.

La Galería de Cervo se inauguró en la misma fecha y lugar que la fábrica de cerámica de Sargadelos: en el ayuntamiento de Cervo de la Mariña luguesa en mayo de 1970. Se pueden admirar piezas y libros actuales entre las antiguas porcelanas de Sargadelos de los siglos XVII y XIX, y una amplia muestra de cerámica popular de todo el mundo.

Localización

Latitud: 43.339431   |   Longitud: -8.271470

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5

Contacto

Dirección postal: O Castro de Samoedo, s/n 15168 Sada (Coruña (A))

EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717