TURINEA
Turismo Temático
¡Más de 400 Rutas a descubrir!
Síguenos en: Síguenos en Google+ Síguenos en Facebook Visita nuestro Instagram Síguenos en Flickr Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Podcast de Turinea
  • Monplanar
  • Concurso Turinea, información

Elgoibar (Gipuzkoa)

Elgoibar (Gipuzkoa)

Elgoibar (Gipuzkoa)

Un poco de historia...

Con anterioridad a la fundación de la Villa, existía un valle o territorio poblado conocido como Marquina de Yuso y Suso, que comprendía los términos actuales de las Villas de Elgoibar, Placencia y Eibar. En el término denominado Marquina de Yuso se encontraban las dos primeras y en el de Suso, la tercera. Poco a poco se fueron separando y marcando sus términos, al mismo tiempo que se iban constituyendo en villas. En el siglo XIV, los habitantes de la zona conocida como Marquina de Yuso, después de haberse erigido como villa Placencia, un 15 de octubre de 1343, se encontraban desparramados en los montes debido, principalmente a los múltiples robos y saqueos que sufrían.

Todo ello une a los habitantes, que deciden erigir su propia villa en la zona conocida por ellos como "Campo de Elgoibar", perteneciente al "Monasterio San Bartolomé de Olaso", propiedad real, y formulan sus pretensiones al Rey de Castilla, Alfonso XI. El rey accede a las peticiones de estos trabajadores de montaña, ferrerías y molinos, dándoles a conocer el lugar elegido por él para la construcción de una Villa amurallada, el año de 1346, con la que poder defenderse, con respectivas torres y puertas de entrada.

Al objeto de hallarse bien amparados y protegidos, les permite cercar y poner las torres, que ellos mismos considerasen oportunas, en la zona descrita, conocida como "Campo de Elgoibar", para el buen servicio al Rey y bajo el nombre de "Villa Mayor de Marquina".

Al mismo tiempo, para poder regirse, les fue otorgado el fuero de Logroño, de la misma manera que le había sido otorgada a la villa de Mondragón. Otra de las normas dictadas consistía en poder elegir libremente, una vez al año, a su alcalde y oficiales, ser juzgados y oídos por los alcaldes elegidos, adjudicando a todo aquel morador y persona que quisiese formar parte de la villa. No obstante, a pesar de cederles el terreno, todas las minas de oro y plata que pudiesen aparecer o se encontrasen en el término descrito, así como las ferrerías que se construyesen, pertenecerían al Rey. Todo ello sin perjuicio alguno de las ferrerías y heredades que se hallasen ya instaladas y que pudiesen pertenecer a particulares. Tampoco podían inmiscuirse, ni entorpecer el normal funcionamiento de las ferrerías colindantes, ni de cualquier otra villa, que estuviese o se fundase en la provincia de Guipúzcoa.

Otra normativa a la que se encontraban sujetos era la que determinaba que en todas aquellas pertenencias del "Monasterio de San Bartolomé de Olaso" se respetasen incluyendo en ello a molinos, casas, manzanales etc. Además estaban obligados a formar los diezmos y primicias, para la futura parroquia, con las ofrendas derivadas de los enterramientos y otros.

En un principio las casas se fabricaban de madera, lo que supuso infinidad de incendios, como el ocurrido en nuestra villa el 16 de junio de 1560, por culpa de una madre y su hija, las cuáles fueron castigadas a pagar los daños materiales, siendo expulsadas de la villa para toda la vida.

Es a partir del siglo XVI cuando se produce un incremento demográfico, lo que provocó una colonización progresiva de los espacios comunales de montaña. Dando lugar todo ello a una población dispersa, que habitaba en los caseríos, algunos de ellos reconstruidos sobre bordas. Son años en los que la piedra comienza a sustituir a la madera en la construcción de edificios. Un ejemplo se da en el año 1516, fecha en que comienza la edificación del convento hoy desaparecido de San Francisco.

Asimismo, conviene resaltar la gran importancia que ha tenido la villa, a través de muchos siglos, la industria siderúrgica. Consta que ya se hallaba instalada en el valle antes de la fundación de ésta, con ferrerías como la de Lasalde y Andicano. Así lo demuestra el "Fuero de las ferrerías", del Valle de Marquina de Suso, otorgado por el Rey Alfonso XI, un 8 de noviembre de 1335. Años más tarde, concretamente en 1446 y en la Ermita de Santa María Magdalena de Elgoibar, se reorganizan las ordenanzas entre los dueños de las ferrerías y los ferrones.

La vena de hierro para trabajarla en la ferrería, normalmente, era traída en barcos desde Vizcaya, se descargaba en el puerto de Deba, para luego subirla por el río, a base de gabarras, hasta Alzola, donde existía un pequeño embarcadero. Más tarde, los carreteros con sus carros tirados por bueyes, depositaban el material en la ferrería correspondiente. Una vez conseguido el producto concertado en la ferrería, era normalmente transportado de nuevo por los carreteros hacia Castilla.

Lugares imprescindibles

  • Casa Torre de los Alzola, s.XV: Los primeros datos sobre este edificio, que en la actualidad alberga la Casa de Cultura, son del siglo XV. Según la Carta Puebla, tras una disputa entre los dueños de la casa y el Concejo de la Villa, quedó fuera del recinto amurallado. En 1484, en una escritura entre el dueño de la torre y el Concejo de la Villa, se recoge el cambio de ubicación. Este documento está en el archivo municipal. En momentos de emergencia el edificio sirvió de sede para los Concejos de la Villa.
  • Pórtico Cementerio de Olaso S.XV: Es lo único que se conserva en la actualidad de la antigua iglesia San Bartolomé de Olaso. De portada ojival, ostenta una inscripción que revela el nombre del maestro Martín Sancho que la construyó y el año de 1459, en que fue erigida. Luce en su interior una hermosa puerta abocinada.
  • Parroquia de San Bartolomé, s.XVIII, obra de Longa, Larraza y los Ibero, es de influencia de la arquitectura escurialense en la vascongada de los siglos XVII y XVIII. Su construcción duró 25 años, siendo inaugurada el año 1716. Su torre barroca sobresale por su monumentalidad. El Altar Mayor, de proyección clásica con destellos barrocos, se debe al italiano Justiniani y al vasco Ugartemendia.
  • Casa Consistorial (s. XVIII) se construyó a raíz de un acuerdo del concejo tomado en el año 1734, en unos terrenos que poseía D. Simón de Muguruza, cerca de la Iglesia parroquial de San Bartolomé, en la entonces Plaza de Kalegoen. Forman un espléndido conjunto de plaza barroca limitada por la Iglesia parroquial, la Casa Capitular, un edificio de viviendas porticadas y un frontón cerrando el espacio hacia el río. El edificio barroco, de planta sensiblemente rectangular, responde perfectamente a la tipología de las Casas Capitulares Vascas. Es obra de los arquitectos Ibero. La planta baja abre los soportales a través de cinco arcos de medio punto, sobre los que se alzan el balcón principal y los laterales. En el centro se yergue el escudo de la villa bajo un tejadillo perpendicular a la fachada, que sobresale por encima del alar. Algunos adornos curvilíneos sobre los dinteles de los cinco vanos del primer piso destacan el carácter barroco de la construcción.
  • Balneario de Altzola encontrado por casualidad por unos niños que se estaban bañando en el río Deba y que se dieron cuenta de que en el lado izquierdo del río el agua salía muy caliente. El doctor Francisco Platón envío una carta al Ayuntamiento diciendo que el agua que manaba de algún lugar concreto de Altzola era muy beneficioso para la salud y que encontrara el manantial como fuese. En 1844, el alcalde Pedro Manuel Atristain registró las aguas calientes de Altzola, y tras derribar el caserío Etxezuria construyó el balneario, que se inauguró en el año 1846 y tuvo mucha fama durante el S.XIX. Venía mucha gente del extranjero a beber las aguas termales de Altzola y a curar las enfermedades o, simplemente, a descansar. Hoy en día Altzola es un barrio pequeño, pero el S.XIX era todo un punto de encuentro en el que llegó a haber hasta 10 hoteles y hostales a los que acudían gentes elegantes y adineradas. Aunque hoy en día no funcione como balneario, las aguas de Altzola se comercializan y son muy preciadas.
  • Caserío Zabale-Torre a las afueras del pueblo, sobre un altozano, en el barrio Arriaga, desde donde se domina el pequeño valle. En las cercanías se encuentra el caserío Apraiz Bekoa y su molino de agua todavía en marcha. Es una Casa-Torre de planta cuadrada, tejado a dos aguas, altura de tres plantas y desván. Muros de mampostería y sillarejo, con esquinales y recercos en sillería. Conserva muchos elementos originales: Portadas en Arco Puntado, ventanales geminados, apuntados, saeteras, modillones y demás.
  • Museo de la Máquina Herramienta.

(Fuente: Ayuntamiento de Elgoibar)

Localización

Latitud: 43.214671   |   Longitud: -2.417066

Comentarios

Inicia sesión o regístrate para poder publicar un comentario.


Compartir

Valoraciones / Comentarios

Tu valoración :

Valor 1 Valor 2 Valor 3 Valor 4 Valor 5
EatGipuzkoa - Reserva online de restaurantes
Turinea

Es un producto de HAIZELAN S. Coop.

Plaza Celestino María del Arenal, Nº 3º - 4º Trasera 48015 Bilbao - Bizkaia

Teléfono [+34] 944 967 717